Al término de una reunión sostenida en las últimas horas entre el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, y representantes de la Financiera del Desarrollo Territorial (Findeter), se socializó una de las mayores apuestas del nuevo gobierno municipal, que pretende convertir a la capital del Tolima en una de las ciudades sostenibles del país.

 

Tal distinción, según Findeter, implica que la población ofrezca una alta calidad de vida a sus habitantes, que reduzca sus impactos sobre el medio natural y que cuente con un gobierno local con “capacidad fiscal y administrativa para mantener su crecimiento económico y para llevar a cabo sus funciones urbanas con una amplia participación ciudadana”.

 

Al respecto, Jaramillo aseguró que en un mes Ibagué deberá entrar en las ciudades sostenibles del país: “hicimos parte de una mesa adelantada por Findeter para analizar y promover la campaña de Ibagué como una ciudad sostenible con el apoyo de entidades y organismos internacionales y nacionales”, explicó el mandatario.

Según las proyecciones de la administración municipal, la ciudad contará con un periodo de 10 meses para adelantar un trabajo minucioso y enfocado a resaltar la viabilidad de Ibagué e impulsar los temas más relevantes.

 

“Nuestro propósito es planificar y promover este año toda la agenda de la ciudad como lo es el agua, el alcantarillado, el Sistema Estratégico de Transporte Público, educación, salud y todos los temas extraordinarios que salgan como las medidas del POT”, agregó el alcalde de la capital del Tolima.

 

A la reunión que sostuvo el mandatario asistieron también Luis Fernando Arboleda, presidente de Findeter; Sergio Díaz-granado, director ejecutivo para Colombia y Ecuador del Banco Interamericano de Desarrollo y Carlos Gustavo Cano, exministro de Agricultura y miembro de la junta directiva del Banco de la República.

Se espera que en febrero próximo el gobierno municipal sostenga una nueva mesa de trabajo con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, en la cual se determinará si la ciudad puede catalogarse como sostenible.

Actualmente, solo seis ciudades en el país están catalogadas como sostenibles: Barranquilla, Bucaramanga, Manizales, Pereira, Montería y Pasto.

A propósito, Findeter detalló que el objetivo general del programa es contribuir a la construcción de manera ordenada de ciudades intermedias, garantizando un crecimiento sostenible que satisfaga las necesidades básicas de la población, brinde oportunidades de empleo, seguridad y educación, “genere confianza entre la ciudadanía, los inversionistas y las administraciones municipales y garantice la utilización eficiente de los recursos naturales adaptándose a las consecuencias del cambio climático”.

 

El espectador

COMPARTIR