Foto: Suministrada / Paz Estéreo

El turno le correspondió a la casa de lenocinio “Los Compadres” ubicada en la carrera primera con 20, detrás de la terminal de transportes de la ciudad, quienes deben casi tres años del servicio, llegando la deuda a los $ 9 millones 154 mil pesos.

Aunque ya se les había suspendido el suministro de agua potable en 5 ocasiones, se conectaron de manera fraudulenta, por lo que en esta ocasión se cortó el tubo de suministro a través de un dispositivo, por debajo del pavimento” informó José Alberto Girón, gerente del IBAL.

El establecimiento “Los Compadres” es uno de los cerca de 24 mil 180 usuarios que tienen deudas con la Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado que ascienden a 13 mil 200 millones de pesos.

También se descubrió un fraude en uno de los apartamentos ubicados en el antiguo Cinema Julio Cesar, donde se le cortó el servicio al cuarto piso que debía casi 10 millones de pesos y además suministraba agua también a un local comercial de “remate”.

El gerente del IBAL fue enfático en afirmar El servicio de agua potable y alcantarillado es un servicio público que debe ser pagado por los usuarios, más aun cuando Ibagué tiene una de las tarifas más bajas del país y con estos recursos podemos reinvertir para mejorar la red de alcantarillado, que es una de las necesidades más sentidas de Ibagué”.


Redacción Paz Estéro