Fotografía IBAL

El número de suspensiones por turbiedad en la bocatoma Combeima, principal fuente de abastecimiento de Ibagué, se redujo en 72% por ciento durante los últimos 5 años.

La entidad señalo que en el 2013 los niveles de turbiedad ocasionaron que la captación se afectara en 58 oportunidades, en el 2014 la cifra paso a 44 y en el 2015 bajó a 20 suspensiones. Mientras que entre el 2016 y 2017 los cortes pasaron de 18 a 14 respectivamente.

Ademas el gerente del IBAL, José Alberto Girón Rojas, asegura que esto ha hecho que la confianza hacia la empresa regrese y que la modernización que se está haciendo le genere un mejor servicio a la comunidad.

“Esto se debe a un plan estratégico muy bien diseñado dentro de la empresa con todos los funcionarios, que estableció planes operativos, alertas tempranas, modernización de la empresa, plataforma tecnológica que nos permite en tiempo real tomar decisiones”. sostuvo el gerente de esta entidad.

Cabe destacar que en la bocatoma Combeima, el IBAL invertirá 1.800 millones de pesos para   solucionar problemas de socavación y reforzar los cimientos de la infraestructura física. Además ésta adecuación permitirá captar el agua cruda de dos formas: lateral y fondo. Una se usará cuando los niveles de turbiedad aumenten y otra cuando el preciado líquido esté en condiciones normales para tratar.


Redacción: Cristian Camilo Trujillo

COMPARTIR