El Papa Francisco en la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación de 2015 - ANSA

El 1° de septiembre los cristianos europeos celebrarán  la Jornada Mundial de Oración por la Salvaguardia de la Creación.

El lema para esta jornada de oración invita a cuidar y preservar la creación:


“Tiempo para la Creación.  Recemos juntos para apreciar y cuidar el don de la Creación”.

En este sentido, se publicó una declaración conjunta del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa (CCEE), de la Conferencia de las Iglesias Europeas (KEK) y de la Red Cristiana Europea para el Medio Ambiente (ECEN).

El documento hace referencia a una oración en familia, basada en la atención a los más necesitados. El cual destaca el respeto, la apreciación y la contemplación de la Creación son una preocupación común de las Iglesias cristianas.

Esta declaración recuerda, que con el Evangelio, la responsabilidad por el medio ambiente no se puede separar de la responsabilidad por los demás seres humanos: hacia nuestro prójimo, hacia los pobres o los olvidados, todo ello con un verdadero espíritu de solidaridad y de amor.

De esta manera hace énfasis en lo que se refiere a “respetar la creación” siendo esta la naturaleza, el agua, la tierra, sino también cuidar y preservar la integridad y el respeto por los seres humanos. Así como se referencia en (Col 1, 16), ‘porque en él fueron creadas todas las cosas, en el cielo y en la tierra’.

Entretanto la Iglesia cristiana de Europa señala que:  «tenemos que afronta desafíos urgentes en términos de degradación del medio ambiente y de cambio climático». Y que «animados por las palabras de la carta encíclica del Papa Francisco,  Laudato si’»,  estamos llamados a «reconocer nuestra responsabilidad compartida».

Asimismo señala los distintos desafíos que se afrontan en cuanto a la degradación del medio ambiente y de cambio climático, y animados por las palabras de la carta encíclica del Papa Francisco “Laudato si”, que reconoce una responsabilidad compartida y exhorta, a cada uno en su propio ambiente, a ofrecer oraciones por el don de la Creación:

‘Oh Señor, enséñanos a cuidar toda la Creación, para proteger cualquier forma de vida y compartir los frutos de la tierra.

Enséñanos a compartir nuestro trabajo humano con nuestros hermanos y hermanas, especialmente con los pobres y los necesitados.

Concédenos ser fieles a tu Evangelio y ofrecer con alegría a nuestra sociedad en los diferentes países de todo el continente el horizonte de un futuro mejor pleno de justicia, paz, amor y belleza. Amén’.


Redacción: Paola Andrea Galindo González