Fotografía: Conferencia Episcopal de Colombia.

La Iglesia católica sostiene que la educación en Colombia debe ser la construcción con un enfoque en cultura de paz, convivencia, dialogo y respeto. 

En la cuarta jornada de la Asamblea Plenaria, los obispos del país contaron con la presencia de la Ministra de Educación, Yaneth Giha Tovar. La funcionaria habló a los prelados acerca de la educación para la construcción de la paz, la educación rural, la educación como proceso de interacción y la educación desde un enfoque más integral.

Al concluir su intervención los obispos del país destacaron cómo la educación debe ser un elemento de construcción, sobre todo con un enfoque de cultura de paz, convivencia, diálogo y respeto.

También resaltaron la importancia de que  la familia sea parte de los procesos educativos “Uno de los problemas que tenemos es que no hay interacción entre la familia y la escuela, por ello se presentan muchas dificultades, por ejemplo, con el tema de las drogas”, manifestó monseñor Oscar Urbina, presidente del episcopado colombiano.

Por su parte Monseñor Oscar Vélez, obispo de Valledupar y presidente de la Comisión de Educación, resaltó 4 puntos esenciales en el tema educativo: aspecto legal, idoneidad de los profesores, la educación rural y la educación superior.

Los obispos del país expresaron su preocupación por que la educación en Colombia sólo se ha dedicado a “formar la cabeza y no los corazones”. Por ello se determinó necesario que el sistema educativo del país tome la formación desde una perspectiva más integral que forme con valores a los niños y jóvenes.

También manifestaron su deseo de que la educación ayude a cerrar la brecha entre el mundo rural y urbano, en ese ámbito invitaron al Ministerio de Educación a que fortalezca las experiencias de formar a los niños que quieren quedarse en el campo.

“Los niños tienen en la cabeza que las soluciones están en las grandes ciudades y la solución de Colombia está en el campo”, afirmó Mons. Urbina Ortega.


Redacción: Paz Estéreo