Fotografía: Cortesía Conferencia Episcopal de Colombia

Cerca de 183 venezolanos se han beneficiado con las ayudas humanitarias que ha entregado la Iglesia Católica en Arauca, Ipiales, Cúcuta y el Atlántico.

Desde la labor pastoral, se han llevado a cabo programas para cubrir las necesidades básicas tales como: refugio, seguridad alimentaria, medicamentos y apoyo en la socialización de rutas de atención de la población venezolana en el país, tanto en las jurisdicciones eclesiásticas de frontera, como aquellas donde están llegando un alto número de migrantes venezolanos.

Gracias al programa del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, hasta agosto de 2017 se han atendido 183 venezolanos. De esa cifra 83 personas solicitaron asilo, el restante no ha definido su permanencia en el país.

Los venezolanos están llegando al país debido a que en Venezuela no tienen medicinas para tratar ciertas condiciones o enfermedades (mujeres embarazadas, diabéticos, hipertensos, personas con VIH), por falta de comida, por la violencia generalizada en el país, entre otras difíciles situaciones que estaban viviendo en el país vecino.


Redacción: Paz Estéreo