La Jornada Mundial del Enfermo, se celebrará el próximo 11 de febrero de 2018, en esta ocasión el santo padre la encomendó a la Virgen María.

Inspirado en las palabras que Jesús dirigió a María, su madre,  desde la cruz, el Papa Francisco presentó el mensaje para la XXVI Jornada Mundial del Enfermo 2018,

“Estas palabras del Señor iluminan profundamente el misterio de la Cruz”, indicó Francisco y explicó que en la cruz Jesús “muestra su gloria y deja sus últimas voluntades de amor, que se convierten en las reglas constitutivas de la comunidad cristiana y de la vida de todo discípulo”. 

El Santo padre destacó “el dolor indescriptible de la cruz traspasa el alma de María pero no la paraliza. Al contrario, como Madre del Señor comienza para ella un nuevo camino de entrega. En la cruz, Jesús se preocupa por la Iglesia y por la humanidad entera, y María está llamada a compartir esa misma preocupación”. 

El Papa subrayó que “la caridad de los cristianos se ha de dirigir a todos los necesitados, simplemente porque son personas, hijos de Dios” y señaló que esta “vocación materna de la Iglesia hacia los necesitados y los enfermos” se concretó en su historia bimilenaria, “en una rica serie de iniciativas en favor de los enfermos” y continúa hoy en todo el mundo, “con innumerables iniciativas que muchas veces suplen los sistemas sanitarios inadecuados o inexistentes”. 

Trabajo de la iglesia

“La imagen de la Iglesia como un ‘hospital de campaña’, que acoge a todos los heridos por la vida, es una realidad muy concreta, porque en algunas partes del mundo, sólo los hospitales de los misioneros y las diócesis brindan la atención necesaria a la población”, señaló el pontífice.

El sumo pontífice indicó  “este legado del pasado ayuda a proyectar bien el futuro. Por ejemplo, ayuda a preservar los hospitales católicos del riesgo del ‘empresarialismo’, que en todo el mundo intenta que la atención médica caiga en el ámbito del mercado y termine descartando a los pobres”. 

“La pastoral de la salud sigue siendo, y siempre será, una misión necesaria y esencial que hay que vivir con renovado ímpetu tanto en las comunidades parroquiales como en los centros de atención más excelentes”, destacó el pontífice.

El Santo Padre confía finalmente a la Virgen María que interceda por esta XXVI Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el próximo 11 de febrero de 2018, ayude a las personas enfermas a vivir su sufrimiento en comunión con el Señor Jesús y apoye a quienes cuidan de ellas.


Redacción: Paz Estéreo