Papa Francisco en capilla de la Casa Santa Marta. Foto: L'Osservatore Romano.

Desde la capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco exhortó a  construir la paz desde lo pequeño del día a día. “Si en el corazón de cada uno no hay paz, advirtió, no la habrá en el mundo”.

El Santo Padre subrayó en su homilía que “la paz no se hace de un día para el otro”, sino que “la paz es un don, pero un don que debe ser trabajado cada día”.

“Estamos viviendo en guerra y todos piden la paz”, dijo, y precisó que “nosotros también debemos acoger el don de la paz y hacerle camino en nuestra vida, hacer que entre en nosotros, hacer que entre en el mundo”.

“La paz es un don que se vuelve artesanal en las manos de los hombres. Somos nosotros, los hombres, los que tenemos que dar un paso hacia la paz, cada día: es nuestro trabajo. Es nuestro trabajo con el don recibido: hacer la paz”, dijo.

Francisco señaló que la paz debe trabajarse “en las cosas pequeñas, en lo pequeño del día a día”.

“No bastan los grandes manifiestos por la paz, los grandes encuentros internacionales, si luego esta paz no se hace en lo pequeño”, indicó.

El Papa remarcó que “puedes hablar de la paz con palabras estupendas, dar una gran conferencia, pero si en lo pequeño de tu vida, en tu corazón no hay paz, en tu familia no hay paz, en tu barrio no hay paz, en tu puesto de trabajo no hay paz, tampoco habrá paz en el mundo”.

¿Cómo está tu corazón hoy? ¿Está en paz? Si no está en paz, antes de hablar de paz, primero haz que haya paz en tu corazón”, exhortó.

El Santo Padre señaló que “si no eres capaz de llevar adelante en paz a tu familia, a tu presbiterio, a tu congregación, no bastan palabras de paz para el mundo”.


Redacción Paz Estéreo / ACI Prensa