Imagen web

“Les declaro pues, que el mejor camino para conseguir la salvación es pertenecer a la religión cristiana, ser católico” dijo Miki a los Mártires de Japón camino a la muerte

Cada 6 de febrero la santa Iglesia católica celebra la fiesta de San Pablo Miki y sus mártires en Japón; Pablo Miki nació en Japón el año 1566 de una familia pudiente; fue educado por los jesuitas. Entró en la Compañía de Jesús y predicó el evangelio entre sus conciudadanos con gran fruto.

Tras la  persecución contra los católicos, San Pablo Miki decidió continuar su ministerio y fue apresado junto con otros. Sin embargo Miki siguió predicando junto con los mártires, finalmente fue crucificado el día 5 de febrero de 1597. Desde la cruz predicó su último sermón.

Junto a él sufrieron glorioso martirio el escolar Juan Soan (de Gotó) y el hermano Santiago Kisai, de la Compañía de Jesús, y otros 23 religiosos y seglares. Entre los franciscanos martirizados está el beato Felipe de Jesús, mexicano.

Todos estos mártires de Japón fueron beatificados en 1627 y, finalmente fueron canonizados por el papa Pío IX en 1862.


Redacción: Verónica Palacio