El ‘No’ también es una forma sincera de responder ante una pregunta, sin embargo cuando esa respuesta viene desde el corazón y la reflexión de María,  esta puede ayudarnos a valorar también ese ‘Si’ que le dio al señor

  1. NO impuso condiciones: Al saber que fue elegida como la Madre de Dios, no exigió nada, no interpuso peros, ni tampoco pretextos, le basto solo aceptar y cumplir ese deseo de voluntad.
  2. NO se dejó llevar por la vanidad: En su tiempo muchas jovencitas deseaban ser madres del Mesías pero al ser ella la elegida, no perdió su humildad por serlo, así como tampoco se creyó mejor que las demás, tan solo se reconoció como una esclava del señor.
  3. NO lo divulgo: no conto su noticia, ni para presumir, ni para desahogarse, ni siquiera a José, supo mantenerse en silencio, supo callar y dejar que fuese Dios quien lo comunicara a través de santa voluntad.
  4. NO fue egocéntrica: Cuando se enteró de su embarazo, no se dedicó a descansar y a llamar la atención para sí misma, por el contrario fue solidaria con su pariente Isabel quien también estaba embarazada y era mayor que ella, para ayudarle en lo que requiriera.
  5. NO pidió privilegios: cuando debían macharse a Belén, y ante cada una de las vicisitudes que debieron vivir, María jamás pidió un trato especial, o busco intercesión para pasar por encima de esos obstáculos, si no que los enfrento sin esperar nada a cambio.
  6. NO se justificó en los ´Hubiera´: Cuando tuvo que dar a luz en condiciones muy distintas a las que hubiera preparado, no se frustro pensando en lo que hubiera tenido, o lo que hubiera podido hacer, que no fuese llevar esa bendición que le encomendó Dios.
  7. NO se aisló: Pudo haberse aislado con José y el niño a un lugar totalmente apartado y solo, pero desde el principio quiso entregarse a los demás, a los pastores, a los magos de oriente y por supuesto a toda la gente.
  8. NO pidió cambio de planes: María revelo a santa teresa que cuando el anciano Simeón mencionó la espada, ella tuvo la visión de la pasión, y que cuando vio a Jesús, postrado en la cruz   pudo haberse postrado a suplicar a Dios que eso no lo permitiera, pero simplemente lo acepto, desde su corazón.
  9. NO rechazó ser madre nuestra: Desde la cruz, su hijo le encomendó a su discípulo amado y en el a todos nosotros, y aunque se podría pensar lo difícil que debe ser aceptar ser la madre de todos nosotros pecadores, María nuevamente acepto y le dice a San Juan Diego que es un honor, se madre nuestra.
  10. NO deja de amarnos e intercede por nosotros: María no le guarda rencor a los discípulos que abandonaron a Jesús, por el contrario se dedicó a orar por ellos, así como nosotros también está atenta a nuestras necesidades, angustias y dificultades, rogando a Dios por nosotros e intercediendo constantemente.

    Redacción: Cristian Camilo Cuellar Trujillo 

 

 

COMPARTIR