Fotografía: Cortesía El Espectador

Luego de pasar cinco días en Colombia, el Papa Francisco dejó inmemoriales recuerdos a los colombianos, su cariño, sonrisa y palabras marcaron la historia de Colombia en este momento histórico y coyuntural de procesos de paz con las guerrillas que han dejado cientos de víctimas en todo el territorio nacional.

Paz Estéreo recopiló varios apartados de sus pacíficos y reconciliadores discursos que ofreció en Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena para que puedan recordar las más importantes frases y reflexiones del Sumo Pontífice en Colombia.

El pasado 7 de septiembre, durante la homilía en el parque Simón Bolívar en Bogotá, el Papa Francisco habló de la grandeza del pueblo colombiano y de las dificultades y amenazas que constantemente atentan su bienestar.

“Estas multitudes de hombres y mujeres, niños y ancianos habitan una tierra de inimaginable fecundidad, que podría dar frutos para todos. Pero también aquí, como en otras partes, hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social; las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales, que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos; las tinieblas del irrespeto por la vida humana que siega a diario la existencia de tantos inocentes, cuya sangre clama al cielo”.

El 8 de septiembre, el Sumo Pontífice arribó a la capital del Meta a su encuentro con los fieles, frente a más de 500.000 personas en una misa campal en Catama, el máximo jerarca habló de la reconciliación.

“La reconciliación no es una palabra que debemos considerarla como abstracta; si eso fuera así, sólo traería esterilidad, traería más distancia. Reconciliarse es abrir una puerta a todas y a cada una de las personas que han vivido la dramática realidad del conflicto. Cuando las víctimas vencen la comprensible tentación de la venganza, se convierten en los protagonistas más creíbles de los procesos de construcción de la paz”.

A sus “queridos paisas” el Papa Francisco ofreció una misa multitudinaria en el aeropuerto Enrique Olaya Herrera en Medellín, el sábado 9 de septiembre en la que se refirió a la vida cristiana como discipulado.

“El discipulado no es algo estático, sino un continuo camino hacia Cristo; no es simplemente el apego a la explicitación de una doctrina, sino la experiencia de la presencia amigable, viva y operante del Señor, un permanente aprendizaje por medio de la escucha de su Palabra”.

Además agregó que el camino hacia Cristo debe promover hechos de no violencia, reconciliación y paz. “Y en Colombia hay tantas situaciones que reclaman de los discípulos el estilo de vida de Jesús, particularmente el amor convertido en hechos de no violencia, de reconciliación y de paz”.

El domingo en Cartagena de Indias se celebró la última Eucaristía que el Santo Padre ofreció en Colombia luego recorrer varias ciudades desde su llegada el miércoles 6 de septiembre al país.

Uno de los mensajes más importantes fue sobre el diálogo y en encuentro con el otro como enseñanza de Jesús y de la biblia: “Jesús nos señala que este camino de reinserción en la comunidad comienza con un diálogo de a dos. Nada podrá reemplazar ese encuentro reparador; ningún proceso colectivo nos exime del desafío de encontrarnos, de clarificar, perdonar. Las heridas hondas de la historia precisan necesariamente de instancias donde se haga justicia, se dé la posibilidad a las víctimas de conocer la verdad, el daño sea convenientemente reparado y haya acciones claras para evitar que se repitan esos crímenes”.

En el siguiente vínculo podrá acceder a los discursos completos que ofreció el Santo Padre en su visita al país.

Discursos del Papa Francisco en Colombia


Redacción: Melissa Delgado