Imagen web

El día esperando llegó, hoy 4 de febrero por ley todos los colombianos somos donantes de órganos; los que no deseen ser donantes después de su fallecimiento deberán darlo a conocer a través de un documento escrito

En el mes de Agosto el Congreso aprobó una ley con la que se espera salvar más vidas que se pierden a la espera de un nuevo órgano. El Legislativo aprobó el 4 de agosto de 2016 la norma que establece que todos los ciudadanos somos donantes de órganos obligatoriamente, a menos que en vida se haya dejado una constancia en la que se niega a que sus órganos sean donados.

Ese hora cero llegó, hoy sábado 4 de febrero. Así entonces, desde hoy la población colombiana es considerada donante de órganos para fines de trasplantes y otros usos terapéuticos.

“Se presumen que se es donante cuando una persona durante su vida se ha abstenido de ejercer el derecho que tiene a oponerse a que de su cuerpo se extraigan órganos, tejidos o componentes anatómicos después de su fallecimiento”, asegura la ley.

¡OJO!

Los familiares de la persona fallecida no pueden oponerse a la donación, ya que esa decisión de donar, presumida por la ley, no puede ser revocada por terceros.

Quienes no deseen ser donantes de órganos después de su fallecimiento deberán hacerlo a través de un documento escrito, autenticarlo ante un notario público y radicarlo ante el Instituto Nacional de Salud. También podrán oponerse al momento de afiliarse a la EPS, que a su vez tendrá que informar al INS.

Los menores podrán ser donantes, siempre y cunado los padres de familia pasadas las ocho horas de la muerte del niño informen de la autorización para la extracción de los órganos.


Redacción: Verónica Palacio