Desde hoy 1 de julio los colombianos deberán pagar un impuesto por el consumo de bolsas plásticas, esto con el fin de minimizar su uso. 

A partir del hoy 1 de Julio los colombianos deberán pagar el impuesto al consumo de las bolsas plásticas, más que recaudar recursos, lo que se busca es desestimular su uso en los puntos de pago, con lo cual se esperan reducir los impactos ambientales asociados con los residuos generados por las bolsas después de que dejan de usarse.

Aunque Colombia avanza en la gestión sostenible de los residuos sólidos, de la conciencia ambiental de los colombianos depende el éxito de todas las iniciativas impulsadas, tanto por el gobierno como por el sector privado y la sociedad civil.

En el caso del uso de la bolsa plástica, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible expidió la resolución 668 del 28 de abril de 2016, mediante la cual se reglamentó el uso racional de bolsas.

Según la resolución, que entró en vigencia el 31 de diciembre de 2016, las bolsas menores de 30×30 deben salir de circulación y contar con capacidad suficiente para soportar más peso, así como con mensajes alusivos al reciclaje y al cuidado del planeta, de esta manera se logrará disminuir de manera gradual el uso de bolsas en los siguientes años, hasta llegar al menos el 60%, con respecto al año base.

A esta Resolución se suma el impuesto nacional al consumo de bolsas plásticas, contemplado en el artículo 207 de la Reforma Tributaria, que entra en vigencia el próximo 1 de julio. De acuerdo con la Ley 1819 de 2016, los establecimientos comerciales que entreguen bolsas, cuya finalidad sea cargar o llevar productos vendidos a sus clientes, deberán cobrar un impuesto de $20 por cada bolsa. Esta tarifa se incrementará $10 cada año, de manera que para el 2020 llegará a $50 por bolsa.

En lo corrido de este año, de acuerdo con la industria de plásticos, en Colombia se redujo en un 27% el consumo de bolsas, dato registrado por ventas anuales en cerca de 80 empresas productoras de este material, con una totalidad de ventas por el valor de 475.000 millones de pesos aproximadamente.

Este impuesto se cobrará a aquellas personas que opten por recibir bolsas plásticas cuya finalidad sea cargar o llevar los productos adquiridos en establecimientos comerciales, incluyendo domicilios.


Redacción: Verónica Palacio