(Foto Internet)

Tercera Respuesta

Dice cómo para curar los males sería malo ocultarlos. Cuánto importa conocerlos y ver los remedios. Mucho ayuda estudiar de dónde conducen. Así, ni más ni menos, habemos de hacer con los males más profundos del hombre, que son los del espíritu.


Renovación personal

Aunque bien decís en vuestra carta que han cambiado mucho los tiempos, mas no veo yo que han cambiado mucho las personas, que es lo que hace el caso.

Y ansí veo yo que ahora, como entonces, unos tienen amor y otros tienen egoísmo. Y luego resulta diferente todo lo que tocan:  sea la familia, sea la profesión o lo que llamáis política, conforme a lo que decía nuestro Señor: “No puede el árbol bueno dar frutos malos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Por los frutos los conoceréís”.

Muy graves debía ver nuestro Señor los males del hombre y muy grandes sus consecuencias que por nosotros y nuestra salvación bajó del cielo… y padeció terribles tormento y murió terriblemente.

Pecado-Gracia

Loado sea Dios que donde abundó  el pecado sobre abundó la gracia.

Por eso pienso yo que lo peor que tiene el mundo es desconocer lo que es su verdadero mal y dónde se halla su verdadero remedio, y por eso anda de mal en peor; y eso es lo que el señor me quiso dar a entender, y a otros como yo, y yo a todos os querría explicar.

Importa mucho que Dios os dé un claro conocimiento de qué cosa es el mundo; y de que hay otro mundo; y la diferencia que hay de uno a otro;  y cómo uno es eterno y el otro un sueño; y qué cosa es amar  al Criador o a las criaturas; y qué se gana o se pierde con ello…; en una palabra, qué cosa sea virtud y qué cosa sea pecado.

Mensaje de Teresa de Jesús al hombre de hoy

COMPARTIR