Ilustración Paz Estéreo

Con ocasión de la fiesta de Nuestra Señora de Fátima, que se celebró el 13 de mayo, la imagen de la virgen fue venerada por el papa Francisco en el vaticano, una imagen que tiene una importante relevancia para el santo padre y para sus predecesores.

Es en el año de 1917 cuando acontecieron sucesos extraordinarios en Fátima, también en el mes de mayo, mientras el mundo se sumergía en las grandes catástrofes del siglo XX, con las dos guerras mundiales, la bomba atómica, los genocidios a gran escala y las nuevas tecnologías que transformarían el mundo y la raza humana.

Hechos que marcaron la historia de la humanidad, y que también infundieron un profundo respeto por los acontecimientos de la localidad portuguesa, en los que Nuestra Señora protegió a sus hijos más fieles.

Durante una ceremonia especial, el purpurado rezó para que al papa Francisco se le diese el don del discernimiento sobre cómo identificar las vías de la renovación para la iglesia, también para que él fuera protegido, en las difíciles horas de sufrimiento, y que así pudiera superar, en la caridad, las pruebas que la renovación de la iglesia pudiera presentar, es esta consagración la que se produjo cinco meses después de la consagración del mundo, por parte del papa Francisco, a Nuestra Señora de Fátima el 13 de Octubre de 2013.

Nuestra señora siempre ha tenido un especial aprecio por nuestros pastores, y por ello la devoción a ella también se vio reflejada en un vínculo histórico y significativo del pontificado con las profecías del papa Francisco, por esta razón fue también Juan Pablo II quien visitó Fátima tres veces, en el año 2000 beatificando a Jacinta y Francisco, quien también fue el responsable de confiar el Tercer Milenio al corazón inmaculado de María frente a la estatua de la virgen, cuando más de 1.400 obispos estaban presentes por la Misa del Jubileo.

De esta manera, también el papa Benedicto XVI sostuvo con fortaleza la visita al santuario de Fátima en el año 2010, cuando entre otras situaciones dijo que “Nos equivocaríamos si pensáramos que la misión profética de Fátima ha terminado” y haciendo referencia a la famosa visión del papa León XIII, en la cual satanás afirmo que si hubiera tenido cien años habría destruido a la iglesia, señalando las “fechas de Fátima”, una de ellas el intento de homicidio del papa Juan Pablo II que tuvo lugar el 13 de mayo de 1981, y la otra en la cual el papa Francisco consagró el mundo a Nuestra Señora de Fátima el 13 de Octubre.

Finalmente, cuando el santo padre celebró esta consagración se refirió a la virgen y a su imagen, señalando que ella nos ayuda a sentir su presencia en medio de nosotros y de una realidad, en la cual María siempre nos lleva a Jesús a la misericordia de Dios donde nada es imposible.


Redacción: Cristian Camilo Cuellar Trujillo