(Foto: Tomada de Internet)

 

El Arzobispo Flavio Calle Zapata, pide a todos los sacerdotes, fieles en las parroquias Orar el domingo 23 pidiendo a Dios que nos regale la lluvia.

A continuación el esquema litúrgico para la oración:

 

Ritos iniciales:

Letanía de los santos: (se proponen entonar las letanías en lugar del acto penitencial)

Monición: Que los santos del cielo, que están más íntimamente unidos con Cristo, consoliden a la Iglesia en la santidad, e intercedan por nosotros ante el Padre, presentando por medio del único Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, los méritos que adquirieron en la tierra, y su solicitud fraterna ayude a nuestra debilidad.

 

Señor ten piedad de nosotros

Cristo ten piedad de nosotros,

Señor ten piedad de nosotros,

Cristo óyenos

Cristo escúchanos,

Dios Padre celestial,                                                          ten piedad de nosotros,

Dios Hijo Redentor del mundo,                                      ten piedad de nosotros,

Dios Espíritu Santo,                                                          ten piedad de nosotros,

Trinidad santa un solo Dios,                                            ten piedad de nosotros,

Santa Maria Madre de Dios,                                             ruega por nosotros.

San Miguel                                                                           ruega por nosotros.

Santos Ángeles de Dios,                                                    rueguen por nosotros.

San Juan Bautista,                                                               ruega por nosotros.

San José,                                                                               ruega por nosotros.

San Pedro,                                                                            ruega por nosotros.

San Pablo,                                                                            ruega por nosotros.

San Andrés,                                                                          ruega por nosotros.

Santiago,                                                                               ruega por nosotros.

San Felipe,                                                                           ruega por nosotros.

San Bartolomé,                                                                    ruega por nosotros.

San Mateo,                                                                           ruega por nosotros.

San Simon,                                                                           ruega por nosotros.

San Tadeo,                                                                           ruega por nosotros.

San Matías,                                                                           ruega por nosotros.

San Marcos,                                                                          ruega por nosotros

San Lucas,                                                                            ruega por nosotros

Santa María Magdalena,                                                    ruega por nosotros

San Esteban,                                                             ruega por nosotros

San Ignacio de Antioquía,                                                 ruega por nosotros

San Lorenzo,                                                            ruega por nosotros

Santa Inés,                                                                            ruega por nosotros

Santa Cecilia,                                                                       ruega por nosotros

San Gregorio,                                                                       ruega por nosotros

San Agustín,                                                                        ruega por nosotros

San Atanasio,                                                                       ruega por nosotros

San Basilio,                                                                          ruega por nosotros

San Martín,                                                                           ruega por nosotros

San Benito,                                                                          ruega por nosotros

Santos Francisco y Domingo,                                            rueguen por nosotros

San Isidro labrador,                                                           ruega por nosotros

San Francisco Javier,                                                           ruega por nosotros

San Juan María Vianney,                                                   ruega por nosotros

San Vicente de Paul,                                                          ruega por nosotros

San Martín de Porres,                                                         ruega por nosotros

Santa Catalina de Siena,                                                     ruega por nosotros

Santa Teresa de Ávila,                                                       ruega por nosotros

Santa Rosa de Lima,                                                           ruega por nosotros

Santa Laura Montoya                                                        ruega por nosotros

San Juan Pablo II                                                                ruega por nosotros

San Juan XXIII                                                                     ruega por nosotros

Todos los santos y santas de Dios,                                  rueguen por nosotros

Monición: Hemos comenzado nuestra celebración dominical invocando a Cristo y a sus santos. Invoquemos ahora de nuevo la misericordia de Dios, para que nos conceda su perdón, nos renueve y nos prepare para celebrar dignamente esta Eucaristía. Oremos cada uno de nosotros en silencio, reconociendo nuestras culpas (silencio).

Muéstrate propicio,                                                                       Líbranos, Señor

De todo mal,                                                                        Líbranos, Señor

De todo pecado,                                                                  Líbranos, Señor

De la muerte eterna,                                                           Líbranos, Señor

Por tu encarnación,                                                             Líbranos, Señor

Por tu muerte y resurrección,                                           Líbranos, Señor

Por el envió del Espíritu Santo,                                       Líbranos, Señor

Nosotros que somos pecadores,                                     Te rogamos, óyenos

Para que gobiernes y conserves

a tu santa iglesia,                                                               Te rogamos, óyenos

Para que asistas al Papa y a todos

los miembros del clero en tu

servicio santo,                                                                     Te rogamos, óyenos

Para que concedas paz y concordia

a todos los pueblos de la tierra,                                       Te rogamos, óyenos

Para que tengas misericordia

de todos los que sufren,                                                    Te rogamos, óyenos

Para que nos fortalezcas y asistas

en tu servicio santo,                                                           Te rogamos, óyenos

Jesús, Hijo de Dios vivo,                                                   Te rogamos, óyenos

Cristo, óyenos,                                                                    Cristo, óyenos,

Cristo, escúchanos,                                                 Cristo, escúchanos,

Oración Colecta: terminado el canto de las letanías se realiza la oración colecta.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES

Presidente: Queridos hermanos: Dios es nuestra Providencia y nuestro Padre,  a quien nada de la vida de sus hijos se le escapa. Su amor nos atrae hacia Él, a pesar de nuestros pecados. Pidámosle que nos ayude a marchar hacia Él, a través de las dificultades de la vida, y a superar esta sequía. Respondamos a cada petición: Creador providente, sálvanos.

  1. Que en este tiempo de sequía todo el pueblo de Dios se ponga en oración, primero para adorar y dar gracias al Creador, y luego para implorar su misericordia y suplicarle que mande la lluvia sobre nuestros campos. Roguemos al Señor. R.
  2. Que los candidatos a los puestos públicos encuentren alternativas para contrarrestar el cambio climático, y empujen a los ciudadanos a respetar el orden natural y la conversión de los pecados cometidos contra el medio ambiente. Roguemos al Señor. R.
  3. Que los que sufren en su carne, en sus sentimientos, en sus relaciones humanas, o en su espíritu, ofrezcan su dolor, junto con Cristo, como intercesión para implorar la necesaria lluvia, y reencuentren salud y armonía. Roguemos al Señor. R.
  4. Que la ciencia y la técnica mejore las cosechas, el uso de los recursos naturales, la calidad de los alimentos, la producción de los insumos necesarios para una supervivencia digna, y condiciones de trabajo que favorezcan a la familia. Roguemos al Señor. R.
  5. Que nuestro Creador y Padre nos de la lluvia y nos motive para valorar los trabajos de los campesinos, así, con abundantes cosechas, podremos reparar nuestros males, recuperar nuestras energías y ser solidarios con los necesitados. Roguemos al Señor. R.
  6. Por nuestra comunidad, para que el Señor venga en nuestra ayuda en esta situación de escasez de agua, pero que no busquemos sólo los bienes materiales, sino aprendamos a conformarnos con la voluntad de Dios y aprovechemos las circunstancias adversas. Roguemos al Señor. R.

Presidente: Dios Padre providente y generoso, que cuidas la tierra y la riegas y cuyos canales están llenos de agua, concédenos la lluvia que tanto esperamos: la lluvia que nuestros campos necesitan y que nuestros animales aguardan. Que el agua llegue a nosotros como una bendición del cielo. Por Jesucristo nuestro señor. Amén.

 

Antes de la bendición final se puede entonar esta oración

Oración del beato Pablo VI para pedir la lluvia

Dios Padre Nuestro, Señor del cielo y de la tierra.  Tú eres para nosotros: existencia, energía y vida. Tú has creado al hombre a tu imagen y semejanza, para que con su trabajo, haga fructificar las riquezas de la tierra, colaborando así a tu creación. Somos conscientes de nuestra miseria y debilidad.

Nada podemos sin Ti. Tú, Padre Bueno, que haces brillar el sol sobre todos y haces caer la lluvia, ten compasión de cuanto sufren durante la sequía en estos días. Escucha con bondad las oraciones que tu Iglesia te dirige con confianza, como escuchaste las súplicas del Profeta Elías que intercedía a favor de su Pueblo. Haz que caiga del cielo sobre la tierra árida, la lluvia tan deseada, para que renazcan los frutos y se salven los hombres y los animales. Que la lluvia sea para nosotros el signo de tu gracia y bendición.

Así, confortados por tu misericordia, te rendimos gracias por todo don de la tierra y del cielo, con que tu espíritu satisfaga nuestra sed. Por Jesucristo, Tu Hijo, que nos ha revelado tu amor, fuente de Agua Viva que brota hasta la vida eterna. A Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

Señor: que te dignes enviarnos el beneficio de las lluvias: te rogamos, óyenos (3).

 

 

COMPARTIR