El presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), Francisco Lloreda, admitió este viernes que el panorama para el sector petrolero mundial es muy complicado por la drástica caída de precios, que en las primeras horas de la jornada estaban por debajo de 30 dólares el barril.

En entrevista con 6AM Hoy por Hoy, de Caracol Radio, dijo que en las condiciones del negocio de hoy, 30 dólares es muy bajo y muchos proyectos serán insostenibles. “Todas las empresas en el mundo están haciendo lo que deben, ajustarse a una nueva realidad petrolera”, apuntó Lloreda.

En el caso concreto de Colombia, resaltó tres puntos, el primero de los cuales la situación de Ecopetrol, cuyas acciones están a la baja. “No tengo la duda de que el doctor (Juan Carlos) Echeverry, presidente de la entidad, está haciendo lo que le toca, medidas duras, tildadas como incompresibles para que Ecopetrol sea viable”, dijo.

En segundo lugar afirmó que todos los que están vinculados con la industria petrolera deben entender que las cosas cambiaron y, en ese sentido, consideró como “incomprensible” la actitud de la USO (Unión Sindical Obrera, que agrupa a los sindicalistas de Ecopetrol), porque -dijo- no se puede continuar con el llamado salario petrolero y con las prebendas que esa organización defiende.

Y el tercer punto tiene que ver con el precio a la baja de las acciones de Ecopetrol y otras empresas del sector. Al respecto considera que en la caída hay un gran componente de especulación.

Lloreda dijo que cuando se busca explicación sobre lo que está sucediendo, encuentra que hay sobreoferta de crudo y gas, y restricción de la demanda, especialmente asiática. Pero cuando el precio por barril cae por debajo de 30 dólares, eso no aguanta y hay proyectos que se comienzan a ‘totear’ y se tiene que empezar a contraer la oferta. Ningún país quiere perder mercado. EEUU aspira no solo a ser autosuficiente sino exportar. En algún momento esto tiene que normalizarse, apuntó.

Hay reservas en Colombia para menos de 7 años

El presidente de la ACP también presentó un panorama complicado para el futuro petrolero del país, pues dijo que las reservas están bajando sustancialmente y la exploración de nuevos pozos en tierra es mínima.

Explicó que hay reservas costa afuera y en tierra. Las primeras continúan al ritmo previsto, pero son apuestas de mediano y largo plazo. Pero la exploración en tierra está casi paralizada, pues en el año 2013 se trabajó en 131 pozos, luego en el 2014 en 113 pozos y el año pasado 2015 en solo 25 pozos. Para este año 2016 hay compromisos para perforar algunos previstos para el año pasado, pero la posibilidad de nuevos pozos no llega a más de 9, relató.

Al respecto explicó que con precios bajos de petróleo y costos altos de exploración se dificulta encontrar inversión en nuevos proyectos.

Sobre las reservas de petróleo que hoy tiene Colombia, dijo que alcanzan para menos de siete años… No significa que en siete años no tengamos petróleo, pero sí que la producción empieza a caer y esto genera un impacto adicional, concluyó Lloreda.

 

Caracol Radio

COMPARTIR