Fotografía: Cortesía El Tiempo

En Cartagena de Indias se celebró la última Eucaristía que el Santo Padre ofreció en Colombia luego recorrer varias ciudades desde su llegada el miércoles al país.

En el área portuaria de Contecar en la ‘heórica’ Cartagena se llevó a cabo la última misa del Papa Francisco en Colombia cuyo tema central fue la dignidad y los derechos humanos por ser la ciudad representativa por defender la libertad desde hace 200 años.

Durante la Santa Misa el Sumo Pontífice afirmó: “No es posible convivir en paz sin hacer nada con aquello que corrompe la vida y atenta contra ella” y además reconoció la labor de quienes han luchado por los derechos humano, “con valentía y de forma incasable han trabajado y hasta han perdido la vida en la defensa y protección de los derechos de la persona humana y su dignidad” recalcó el Papa Francisco.

Uno de los mensajes más importantes fue sobre el dialogo y en encuentro con el otro como enseñanza de Jesús y de la biblia: “Jesús nos señala que este camino de reinserción en la comunidad comienza con un diálogo de a dos. Nada podrá reemplazar ese encuentro reparador; ningún proceso colectivo nos exime del desafío de encontrarnos, de clarificar, perdonar. Las heridas hondas de la historia precisan necesariamente de instancias donde se haga justicia, se dé la posibilidad a las víctimas de conocer la verdad, el daño sea convenientemente reparado y haya acciones claras para evitar que se repitan esos crímenes”.

En su discurso durante la homilía, el Papa Francisco citó al nobel de literatura Gabriel García Márquez y su famoso mensaje de paz en el que invita a una revolución de paz para construir y no destruir.

Al finalizar la Eucaristía fue trasladado al aeropuerto Rafael Núñez, donde lo esperaba una multitud de personas y al ritmo de bailes y tamboras caribeños animados por la Banda Departamental de Baranoa, quienes dieron la despedida al Santo Padre.


Redacción: Paz Estéreo