Francisco invito a los rígidos que pertenecen a la Iglesia Católica a abrir sus corazones y dejarse guiar por la mano de Dios.

Durante la homilía celebrada  en la Casa Santa Marta, el sumo pontífice invitó a los “rígidos” de la Ley  que están en la iglesia a dejarse guiar por la mano moderadora del Señor Jesús y a imitar el ejemplo de Saulo-San Pablo.

Papa Francisco hizo esta reflexión a la luz del libro de los Hechos de los Apóstoles. En los últimos días se ha fijado en la figura de San Pablo, quien se convirtió en apóstol luego de perseguir a los primeros cristianos.

Francisco destacó que “la primera vez que aparece el nombre de Saulo en la lapidación de Esteban” y rememoró que “Saulo era joven, rígido e idealista” puntualizó que Saulo era “prisionero” de la rigidez la Ley, a pesar de esto, dijo que “era honesto”.

Advirtió contra aquellos “que llevan una doble vida, se presentan bellos y honestos, pero cuando nadie les ve hacen cosas deshonestas”

Otros, prosiguió, “usan la rigidez para cubrir las debilidades, los pecados, los problemas de personalidad” prosiguió aseverando que Saulo creció en esa rigidez y no podía tolerar lo que para él era una herejía. Por tanto empezó a perseguir a los cristianos.

Finalmente el pontífice pidió a la Santa Iglesia imitar a Pablo, puesto es el mejor ejemplo de cómo un cristiano debe imitar a Jesús. Finalizo la homilía aseverando que “pido a Saulo, hoy, por los rígidos que están en la iglesia; por los rígidos honestos como él, que tienen celo pero que están equivocados. Y por los rígidos hipócritas, que tienen una doble vida, aquellos de los que Jesús  decía: ‘Haced lo que dicen, pero no lo que hacen’. Recemos hoy por los rígidos”.


Redacción: Paz Estéreo