Papa Francisco.

El  Papa Francisco durante la audiencia con los participantes del Capítulo General de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, destacó la alegría como la principal característica del misionero. Que “la alegría del Evangelio brille en primer lugar en vuestras caras, que os haga testigos alegres”

“vuestra congregación se esforzó en avivar la fe que la revolución francesa estaba apagando en el corazón de los pobres de la campiña de la Provenza”. Así lo expreso el papa Francisco en la sala clementina a los participantes del capítulo general; donde se remontó al inicio de la historia de los misioneros Oblatos

El pontífice enfatizo que “la Iglesia está viviendo, al igual que el mundo entero, una época de grandes transformaciones en los campos más diversos”. Por ello, la Iglesia “tiene necesidad de hombres que lleven en el corazón el mismo amor por Jesucristo que habitaba en el corazón del joven Eugenio de Mazenod, el mismo amor incondicional por la Iglesia, que se esfuerza por ser siempre una casa abierta. ¡Es importante trabajar por una Iglesia que sea para todos, dispuesta a acoger, a acompañar!”

Por otro lado, el  Obispo de Roma recordó las palabras de San Juna Pablo II el día de la canonización del padre De Mazenod, a quien definió como “un hombre de Adviento, dócil al Espíritu Santo en la lectura de los signos de los tiempos y colaborador de la obra de Dios en la historia de la Iglesia”. El Papa Francisco resaltó que “estas características están presentes en vosotros, sus hijos”.

El santo padre animo a las misioneros Oblatos a continuar con su labor y a darle un nuevo impulso a sus labores, “A lo largo de estos días de trabajo capitular, habéis abierto la mirada y el corazón a la dimensión del mundo. Que esta experiencia fraterna de oración, debate y discernimiento comunitario sea un estímulo para un nuevo impulso misionero, que sea un punto de partida para nuevos horizontes, para encontrar nuevos pobres, para llevarlos con vosotros a encontrar a Cristo Redentor”, afirmo el pontífice.


Redacción:Verónica Palacio