Fotografía Aciprensa

El Papa Francisco propuso la no violencia como “un típico ejemplo de valor universal que se encuentra en el Evangelio de Cristo”.

Ante los embajadores de Burundi, Fiji, Mauricio, Moldavia, Suecia y Túnez, que presentaron sus credenciales al Santo Padre en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano, el Pontífice propuso el ejercicio de la no violencia en el ámbito de las relaciones internacionales, resalto la importancia que tiene el camino de cada persona el debe convertirse en el estilo de vida a seguir “en el presente y el futuro” para lograr la paz.

El Papa de esta manera reiteró así su llamado a la no violencia, algo que propuso en su mensaje para la Jornada Mundial de la Paz que se celebra el próximo 1 de enero de 2017 y que lleva como título “La no violencia: estilo de una política para la paz”.

“En un mundo como el actual, desgraciadamente marcado por guerras y numerosos conflictos, la elección de la no violencia como una forma de vida requiere de una exigencia de responsabilidad a todos los niveles: en el educativo, en el familiar y un compromiso social y civil, también en la actividad política y en las relaciones internacionales”, resaltó el Pontífice.

Francisco explicó que “se trata de que, en cada circunstancia, respondamos a la violencia con métodos de resolución de conflictos y de afrontarlos siempre mediante el diálogo y la negociación”.

El Papa recordó que la Santa Sede “está llamada a transmitir y a testimoniar aquellos valores espirituales y morales que están fundados en la misma naturaleza del ser humano y de la sociedad”.

El Santo Padre resalto los horrores vividos por la humanidad en siglo XX como guerraa, también destacó los “brillantes ejemplos de no violencia que, abrazada con convicción y practicada con coherencia, proporcionó importantes resultados a nivel social y político”.

 Por ejemplo, “numerosas poblaciones conquistaron metas de libertad y de justicia gracias al empeño de líderes no violentos”.

El Papa Francisco concluyo agradeciendo a los embajadores sus palabras de estima y colaboración con la Santa Sede y les pidió que transmitieran a sus jefes de estado a los que representan “mi reconocimiento junto a mis oraciones por ellos y por sus naciones”.


Redacción: Verónica Palacio 

COMPARTIR