El Papa Francisco invitó a todos los cardenales a seguir trabajando por la Iglesia como los abuelos del pueblo que enseñan el camino del señor.

Con motivo de su 25 aniversario de Ordenación Episcopal la cual tuvo lugar el 27 de junio de 1992. El papa Francisco celebro una homilía con los Cardenales, allí el sumo pontífice sostuvo “la Iglesia no es una institución gobernada por ancianos, y animó a los Cardenales y Obispos que ya tienen una edad avanzada, a vivir en la Iglesia como abuelos que cuidan y enseñan a sus nietos”.

El Santo Padre reflexionó sobre los tres mandatos que Dios le da a Abraham, “levántate, mira y espera”.

El Papa comenzó su homilía recordando el diálogo entre Dios y Abraham,

Explicó que en ese diálogo se encuentran tres aspectos: el levántate, mira y espera. “Tres imperativos que muestran el camino que debe recorrer Abraham y también el modo de hacerlo: levántate, mira, espera”.

Tras reflexionar sobre los tres imperativos aseguró a los Cardenales que aunque casi todos tienen una edad avanzada, deben seguir el ejemplo de Abraham, quien asumió la vocación y la misión que Dios le encargó cuando ya era anciano.

El Pontífice explicó que cuando Abraham recibió la llamada de Dios, “tenía más o menos nuestra edad. Estaba más bien camino a retirarse, para descansar. Era un hombre anciano con el peso de la vejez, esa vejez que trae el dolor, las enfermedades, pero él como si fuera un joven invito a levántate y ve. Mira y espera”.

Y concluyó asegurando que lo que Dios pide esque los Cardenales sigan siendo los abuelos del pueblo “Eso es lo que el Señor nos pide hoy: ser abuelos, tener la vitalidad de dar a los jóvenes lo mejor de nosotros, sin cerrarnos. Ellos esperan de nuestra experiencia y de nuestros sueños positivos la profecía y el trabajo para ir adelante”.


Redacción: Paz Estéreo