Dios transforma la tristeza en alegría al llamar a cada uno por su nombre.

En la homilía de este miércoles oficiada por el Papa Francisco realizó una resumen de la catequesis en este tiempo de Pascua invitando a “dirigir nuestra mirada a María Magdalena, la primera persona en encontrarse con Jesús resucitado señaló que la experiencia de la resurrección que vive María Magdalena es profunda y existencial”.

Francisco señaló “Ella se acercó́ al sepulcro con el corazón colmado de la tristeza y la soledad de quien ha perdido un ser querido, y al llegar allí́, el dolor y la desilusión de no encontrar el cuerpo de Jesús le impedían verlo y reconocerlo vivo”.

“Entonces Jesús, tomando la iniciativa, la llama por su nombre. Ella al sentirse interpelada personalmente, experimenta dentro de sí una felicidad tan profunda que cambiará su existencia y que está destinada también a transformar la existencia de todo hombre y mujer”. Y Francisco señala que “es muy hermoso pensar que la primera aparición de Jesús resucitado se haya producido de un modo tan personal y cercano”.

Recuerda así que “nuestra vida, tantas veces cargada de esas mismas experiencias de soledad, de vacío y de dolor, se ve transformada por la presencia de Dios, que mucho antes de que nosotros lo busquemos, sale a nuestro encuentro, nos llama por nuestro nombre, y nos dice: Levántate, no llores más, porque he venido a liberarte”.

Francisco concluyó  el resumen de su catequesis animando a los peregrinos “a perseverar en la oración y en la escucha de la Palabra de Dios, para que en los momentos de dolor y abandono, sientan cómo Jesús resucitado los llama por su nombre, y así  salgan con el corazón lleno de alegría a anunciar a todos la Buena Notica de la Resurrección”.


Redacción: Paz Estéreo 

 

COMPARTIR