Fotografía Aciprensa

Durante la Misa matutina de Santa Marta el santo padre destaco que durante la navidad, Dios se revela a los humildes, a los pequeños, por ello resalto la importancia de volvernos pequeños y recibir a nuestro señor 

A raíz del comentario del Evangelio del Día, el Santo Padre recordó que “en Navidad veremos la importancia de la pequeñez, veremos la importancia de lo pequeño: un niño, una estrella, una madre, un padre. Son las pequeñas cosas. Un corazón grande, pero una apariencia pequeña”.

El pontifice dio como ejemplo un pequeño brote algo diminuto, que termina siendo un gran árbol, para referirse a la Natividad del Señor. “En ese brote reposará el Espíritu del Señor, el Espíritu Santo, y en ese pequeño brote encontraremos la virtud de los pequeños, y del temor del Señor”.

Por lo tanto, “solo los pequeños son capaces de comprender el sentido de la humildad, el sentido del temor del Señor, porque caminan delante del Señor. Sienten que el Señor les da fuerzas para seguir adelante”.

Francisco afirmó que “vivir la humildad, la humildad cristiana, es tener este temor del Señor que, repito, no es miedo, sino que es afirmar: Tú eres Dios, yo soy una persona, yo avanzo de esta manera, con las pequeñas cosas de la vida , pero caminando en Tu presencia y tratando de ser irreprochable”.


Redacción: Verónica Palacio 

 

 

 

 

 

COMPARTIR