En la homilía oficiada por el Papa Francisco el pontífice pidió a los fieles recibir el amor del espíritu santo con docilidad para lograr llevar una verdadera vida cristiana.

La misa fue ofrecida por las hermanas de la Casa Santa Marta que “celebrarón el día de su fundadora, Santa Luisa de Marillac”.

Francisco retomó la idea desarrollada en los días pasados, en que san Esteban “reprochaba a los doctores de la ley”, en la liturgia de la palabra  expuso “las Lecturas que nos hablan de una actitud contraria, la del cristiano que es dócil al Espíritu Santo”.

El primer paso para ser dóciles es “acoger la Palabra”, para ello es necesario estar abiertos y no ser rígidos, el segundo es “conocer la Palabra”, y el tercero es la “familiaridad con la Palabra” y “la familiaridad con la palabra es un gran fruto”.

Esta docilidad al Espíritu Santo, “nos llevara a un modo de vivir y de actuar debemos así recibir con docilidad la Palabra conocerla y pedir al Espíritu Santo la gracia de hacerla conocer y después darle espacio para que germine y crezca en actitudes de bondad, mansedumbre, benevolencia, paz, caridad y dominio”.

Así el Santo Padre invita a interrogarnos: ¿Oponemos resistencia al Espíritu? ¿O lo recibimos con docilidad?, Francisco concluyo invitando a pedir la gracia de la docilidad para todos los cristianos.


Redacción: Paz Estéreo