El Papa Francisco nos invita a practicar las obras de misericordia como lo hizo Pio XII en la guerra. 

En la homilía de este lunes en casa de Santa Marta el papa francisco invito a practicar las obras de misericordia no para descarga la conciencia sino para participar al sufrimiento de los otros como hizo Pio XII al esconder a los judíos, para que no fueran deportados o asesinados.

El Santo Padre  inicio con las lecturas del día indicando  el contexto de la lectura; el exilio del Pueblo de Israel en Asiria. Tobías, un hombre justo, se dedicaba  a las obras de caridad con sus conciudadanos en dificultades.

El  pontífice continuo, él lo hacía no para decir “me quito un peso de arriba” sino para compartir los problemas de los otros. El Papa invita a preguntarse “¿Sé compartir, soy generoso?”. “¿Sé ponerme e los paños de quien sufre?”.

“Tantas veces se corren riegos. ¡Pensemos aquí en Roma, durante la guerra, cuántos se han puesto en peligro, iniciando por Pio XII, para esconder a los judíos de manera que no fueran asesinados, para que no fueran deportados! Arriesgaban la propia piel. ¡Pero era una obra de misericordia para salvar la vida de toda esa gente!” solutivo francisco.

“Hacer obras de misericordia es incómodo”, asegura. ‘Yo tengo una amiga enferma, querría ir a visitarla pero no tengo ganas… prefiero descansar y mirar la televisión’. Realizar obras de misericordia significa siempre sufrir incomodidades. Son incómodas. “Pero el señor sufrió la incomodidad por nosotros: acabó en la cruz para darnos misericordia”, indicó el Pontífice.

Francisco concluyó  indicando que “quien es capaz de hacer una obra de misericordia es porque sabe que él mismo ha sido ‘misericordiado’. Y nosotros debemos hacer lo mismo con nuestros hermanos”.


Redacción: Paz Estéreo