Imagen web

El Santo padre en la Misa celebrada en la capilla de la casa de Santa Marta seguro que “Con la ayuda de Jesús uno puede cambiar de vida si reconoce su pecado y quiere comenzar de nuevo”

Durante la eucaristía Francisco comentó las lecturas del día, en las que “se nos habla de renovación”, y se afirma que todo será cambiado “de lo feo a lo hermoso, de lo malo a lo bueno”.

Francisco pidió que el Señor “nos ayude a prepararnos para la Navidad con gran fe” porque “por la curación del alma, por la curación existencial la re-creación que lleva Jesús se requiere una gran fe”.

El pontífice continuo es lo mismo que hacía Jesús cuando “hacía ver un camino de cambio a la gente y por eso la gente lo seguía”. “Lo seguían porque el mensaje de Jesús llegaba al corazón”, explicó.

El Papa destacó que “es necesario vencer la tentación de yo no puedo con ello  y dejarse recrear por Jesús. “Todos somos pecadores, pero mira la raíz de tu pecado y que el Señor vaya más allá y la re cree; y esa raíz amarga florecerá, florecerá con las obras de justicia; y tú serás un hombre nuevo, una mujer nueva”.

Por ultimo, el Santo Padre invitó a acudir al sacramento de la confesión y a confesar los pecados “con nombre y apellidos. Yo he hecho esto, esto, esto y me avergüenzo dentro del corazón, y abro el corazón: ‘Señor, lo único que tengo. ¡Recréame, recréame!’. Y así tendremos la valentía de ir con la verdadera fe hacia Navidad!”.


Redacción: Verónica Palacio