El papa Francisco invitó a rezar por las víctimas y personas en dificultad del terremoto en Ecuador.
Lo dijo este domingo en Roma, al concluir la oración mariana del Regina Coeli en la Plaza de San Pedro, donde se encontraban reunidos miles de peregrinos, turistas y fieles.

“Esta noche –dijo Francisco– un violento terremoto ha golpeado al Ecuador, causando numerosas víctimas y fuertes daños. Rezamos por estas poblaciones”.

Y no olvido las “del Japón, donde se registraron también algunos terremotos durante estos días”. El Santo padre concluyó deseando que “el auxilio de Dios y de los hermanos les dé a ellos fuerza y apoyo”.

Las cifras que llegan desde Ecuador hablan de al menos 77 muertos, 588 heridos y daños considerables en la ciudad de Guayaquil, y también en otras urbes y cantones. Las seis provincias más afectadas están en el suroeste y el noroeste del país: Esmeraldas, Los Ríos, Manabí, Santa Elena, Guayas y Santo Domingo, informó la prensa local.

El gobierno de Ecuador decretó el estado de excepción nacional por el terremoto de 7,7 grados y el vicepresidente Jorge Glas anunció la medida “para cautelar el orden público”. Glas es en este momento la autoridad máxima en Ecuador ya que el presidente, Rafael Correa, se encuentra en el Vaticano en un viaje oficial, invitado a un congreso de la Pontificia Academia de la Ciencia.

Varios presidentes latinoamericanos expresaron a través de las redes sociales su solidaridad al pueblo ecuatoriano.

 

(Zenit.org)

COMPARTIR