Imagen de internet

En audiencia a los participantes de la Escuela de verano de Astronomía del Observatorio Vaticano, organizado por los padres jesuitas, el Papa Francisco ha destacado el deseo de comprender las maravillas del universo con tolerancia y comprensión.

El Santo Padre alentó a los científicos a vivir en alegría a pesar del compromiso y del cansancio en la labor investigativa.

La audiencia contó con la presencia de personas procedentes de varios países y diferentes culturas. Francisco resaltó el que hacer en esta diversidad la cual permite enriquecer el trabajo de investigación y científico.

De este modo, el Pontífice ha precisado que el hecho de que se reúnan profesores, científicos y jóvenes astrónomos en esta escuela de verano, muestra “el deseo de comprender el universo, creado por Dios, y nuestro lugar en él, es común a hombres y mujeres que viven en contextos culturales y religiosos diferentes”.

Al respecto ha precisado que todos nosotros vivimos bajo el mismo cielo y todos somos movidos por la belleza que se revela en el cosmo y se refleja también en nuestros estudios sobre cuerpos y sustancias celestes.

 Esta es la 15ª escuela de verano, que se realiza para profundizar el estudio del agua en el sistema solar.

COMPARTIR