Fotografía Aciprensa

En el Aula Pablo VI del Vaticano con miles de fieles que escucharon al Papa Francisco hablar de dos obras de misericordia: aconsejar a los que dudan y enseñar a los ignorantes

En la catequesis, el Papa habló de las dudas de fe y explicó que estas “tocan la fe, en sentido positivo, son un signo de que queremos conocer mejor y más a fondo a Dios, a Jesús y al misterio de su amor hacia nosotros”.

El Papa explicó que la catequesis es una ayuda importante con la que “el anuncio de la fe viene a encontrarnos en lo concreto de la vida persona y comunitaria. El otro camino es el de vivir lo más posible la fe No hagamos de la fe una teoría abstracta donde las dudas se multiplican sino hagamos sobre todo de la fe nuestra vida, exhortó el Pontífice”.

Sobre las obras de misericordia de educar y aconsejar, el Obispo de Roma apuntó que “se pueden vivir tanto desde una dimensión sencilla, familiar, al alcance de todos como desde una dimensión institucional, organizada”.

Francisco pidió pensar en “cuántos niños sufren todavía de analfabetismo, de falta de instrucción”. “Es una condición de gran injusticia que afecta a la dignidad misma de la persona”, continuo“Sin educación, después se convierte fácilmente en presa de la explotación y de varias formas de malestar social”.

El Santo Padre recordó también que la Iglesia a lo largo de los siglos ha sido protagonista de la educación “porque su misión de evangelizar comporta el compromiso de restituir la dignidad a los más pobres”.

El pontífice continuo “La educación, por tanto, es de verdad una peculiar forma de evangelización”, y agregó “cuánto más crece la educación, las personas adquieren más certeza y conciencia”.

El Papa también dijo que “expresar la misericordia hacia los dubitativos equivale a aliviar el dolor y el sufrimiento que proviene del miedo de la angustia que son consecuencia de la duda”.


Redacción: Verónica Palacio 

 

COMPARTIR