Este lunes el Papa Francisco en la misa matutina en la Casa Santa Marta, en el día en que la Iglesia recuerda el nombre de María. En esta reflexión se refiere a las divisiones que destruyen la Iglesia y el diablo ataca la raíz de la unidad, o sea la celebración eucarística.

El Santo Padre comentando la carta de san Pablo a los Corintios señala que el apóstol reiteró: “el diablo tiene dos armas potentísimas para destruir la Iglesia: las divisiones y el dinero”. Y esto, aseguró Francisco, sucedió desde el principio: “divisiones ideológicas, teológicas laceraban a la Iglesia”. Porque el diablo siembra celos, ambiciones, ideas, para dividir, y “es una guerra sucia la de las divisiones”. Y reitera que hacer chismorreos en las comunidades es “tirar una bomba, destruir y quedarse”. Así falta el , el bálsamo de la unidad.

San Pablo en la ciudad de Corito advierte, porque las divisiones llegan a la raíz de al unidad que es la celebración eucarística, porque se producen divisiones entre ricos y pobres justamente durante la misa.

San Pablo habla de las divisiones entre los Coritios, hace 2000 años… “Esto nos lo puede decir Pablo también a nosotros y a la Iglesia de hoy”, señala Francisco,

Y Pablo añade que ante eso que sucedía ‘no puedo alabarlos, porque se reúnen no para lo mejor, pero para lo peor’. Para ensuciar el Cuerpo de Cristo en la celebración eucarística. Pablo además indica en otro párrafo: ‘Quien come y bebe indignamente el cuerpo y la sangre de Cristo, come y bebe la propia condena.

El Pontífice concluyó invitando a pedir “la unidad de la Iglesia, para que no existan divisiones. Y la unidad en la raíz de la Iglesia, que es el propio sacrificio de Cristo, que cada día celebramos”.

En la misa estaba Mons. Arturo Antonio Szymanski Ramírez, arzobispo emérito de San Luis de Potosí, en México, quien tiene 94 años. Al inicio de la homilía Francisco lo citó, recordando su participación al Concilio Vatoicano II.


Redacción Paz Estéreo /Zenit.org