En su visita a la parroquia de Santa María Josefa de Castelverde a las afueras de Roma, el Papa Francisco durante la homilía  habló de la importancia de rezar por los enemigos porque la oración es el antídoto a las guerras que “empiezan en casa”.

“Si todos los hombres y mujeres aprendiesen a perdonar, no existirían las guerras. Las guerras empiezan aquí, en la amargura, en el rencor, en el deseo de venganza, de hacerla pagar, pero esto destruye familias, amistades, barrios, destruye muchas cosas”.

Francisco pidió rezar “por aquél que nos hace mal, para que cambie de vida, para que el Señor lo perdone”.

El santo padre afirmo que quizás es difícil pedir por aquel que nos ha hecho daño, pero sin embargo esto se puede lograr de forma sencilla, hacer el esfuerzo nos ayuda a ir por ese camino de amor y misericordia que Dos nos tiene preparado

En su visita a la parroquia de Santa María Josefa de Castelverde, Francisco sostuvo varias conversaciones con los niños y niñas, adolescentes y algunas familias que compartieron varios minutos con el pontífice, quien dejo un mensaje de paz, amor y reconciliación.


Redacción: Verónica Palacio

COMPARTIR