Las altas temperaturas y el bajo nivel de las fuentes hídricas afectaría la tradicional pesca.

Cinco mil personas dependen indirectamente de las labores relacionadas con la subienda y mil pescadores derivan su sustento económico y el de sus familias de la temporada así lo señaló el alcalde, Juan Guillermo Beltrán quien se mostró preocupado porque el río Magdalena disminuyó en más de cinco metros por la sequía.

Los bancos de arena y los islotes son comunes en lo que otrora fue uno de los puntos más caudalosos del gran afluente.

Autoridades declararon en las últimas horas la emergencia social en la localidad para adelantar acciones que permitan disminuir los efectos adversos del inclemente verano.

 

RCNRadio

COMPARTIR