El procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, anunció este martes al mediodía una sanción de destitución e inhabilidad de 18 años en contra del exalcalde de Bogotá Samuel Moreno Rojas, por haber recibido dádivas y coimas en el marco del llamado ‘Carrusel de la contratación’.

El expediente señala que el exalcalde Moreno Rojas presionó a los directores del IDU Liliana Pardo y Néstor Eugenio Ramírez Cardona para que favorecieran a Conalvías. Así, dice la Procuraduría, Liliana Pardo, hoy prófuga, “impidió que otras empresas pudieran participar en igualdad de condiciones en la negociación de la cesión, la cual el Grupo Nule le hizo a Conalvías, a pesar de que ese grupo empresarial no cumplía con las condiciones jurídicas y financieras”. Y agrega que “la cesión del contrato se llevó a cabo en las instalaciones del Hotel Tequendama el 18 de febrero del 2010, con la activa participación de Samuel Moreno Rojas, quien direccionó ese acto para que se cediera el contrato única y exclusivamente a la promesa de sociedad futura Vías de Bogotá, cuyo principal accionista era Conalvías, que para esa fecha no estaba habilitada ni jurídica ni financieramente para adelantar las obras de TransMilenio en lo que correspondió a la Fase III de la calle 26”. La Procuraduría dice que posteriormente se hicieron modificaciones legales que terminaron generando sobrecostos “que favorecieron en más de 190.000 millones de pesos a Conalvías”.

La investigación, con más de cinco mil folios y más de 40 testimonios, permitió probar en grado de certeza la intervención de Moreno en esa cesión. Fue determinante la declaración de Inocencio Meléndez, secretario jurídico del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), quien dijo que en esa entidad no se hacía nada sin la previa autorización de Moreno Rojas.

COMPARTIR