El presidente cubano Raúl Castro destacó el lunes en su debut en la Asamblea General de la ONU el acercamiento entre su país y Estados Unidos, pero advirtió que queda “un largo” proceso que solo concluirá con el fin del embargo.

“Tras 56 años de heroica y abnegada resistencia de nuestro pueblo, quedaron restablecidas las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos”, señaló Castro desde el podio del hemiciclo de Naciones Unidas en Nueva York.

Raúl, primer mandatario cubano presente en la gran cita anual de la ONU desde su hermano Fidel en 2000, señaló sin embargo que “se anuncia un largo y complejo proceso hacia la normalización de las relaciones”.

En una intervención de apenas 15 minutos, Castro se refirió al “largo y complejo proceso hacia la normalización” que ambos países comenzaron en diciembre de 2014 y que les ha llevado ya a la reapertura de sus respectivas embajadas tras más de medio siglo de enfrentamiento ideológico.

Este se alcanzará cuando se den ciertas condiciones, como “el fin al bloqueo económico, comercial y financiero” y “se devuelva a Cuba el territorio ocupado ilegalmente en la base naval de Guantánamo”, dijo.

Raúl Castro ante laONU

 

Otros puntos son el cese de “las transmisiones radiales y televisivas y los programas de subversión y desestabilización contra la isla” y se “compense” a Cuba por los “daños económicos que aún sufre”.

“Mientras persista, continuaremos presentado el proyecto de resolución titulado ‘Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América a Cuba”, agregó.

Castro, presidente desde 2008, repasó ante el pleno mundial su ideario antiimperialista, aunque eludió mencionar a Estados Unidos en sus críticas. Tampoco elogió al presidente norteamericano, Barack Obama, al que el sábado había mencionado en un discurso en la Cumbre del Desarrollo Sostenible por haber promovido el acercamiento.

El presidente de Cuba mostró su alianza con países como Venezuela, Ecuador, Argentina, Siria y Rusia, y criticó la “promoción de los derechos humanos usados de forma discriminatoria para validar decisiones políticas”.

 

Fuente: Afp – Naciones Unidas

 

 

 

COMPARTIR