El DANE, a través del Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario, SIPSA, comunicó que las principales centrales mayoristas del país reportaron un descenso en los precios de la zanahoria.

 

De acuerdo con el informe, la cotización de la hortaliza descendió un 17 por ciento en la central de Villavicencio-CAV  y el kilo se vendió a $1.177, por el mayor abastecimiento desde la Sabana de Bogotá y el mercado Corabastos en la capital de la República. De la misma manera, se redujo el precio 13 por ciento en la Central de Abastos de Bucaramanga, Centroabastos y se transó el kilo a $1.167, ya que se contó con mayor ingreso del producto de Simijaca (Cundinamarca). Igualmente, en la ciudad de Neiva se negoció el kilo a $883 y el precio bajó también un 13 por ciento, porque se ofreció mayor volumen de carga procedente de la capital de la República.

 

Asimismo, disminuyeron las cotizaciones de la cebolla junca, el pepino cohombro, el fríjol verde, la remolacha y la lechuga Batavia. En el caso de la cebolla descendió el precio 18 por ciento en Villavicencio y se negoció el kilo a $1.522,  porque mejoró el abastecimiento de este producto proveniente desde Aquitania (Boyacá). Entretanto, en Cartagena cayó la cotización un 15 por ciento y se transó el kilo a $1.074, por mayores recolecciones en Berlín (Santander).

 

En contraste, aumentó la cotización del tomate, la cebolla cabezona blanca y la ahuyama. En Ibagué se incrementó el precio del tomate en un 80 por ciento y se vendió el kilo a $1.480, como resultado de la reducción en la oferta procedente desde Cajamarca (Tolima) y Ábrego (Norte de Santander). A su vez, en Valledupar subió el precio 54 por ciento y se comercializó el kilo a $1.000, al evidenciarse menor disponibilidad en el mercado local del producto que llegó desde Girón (Santander) y La Paz (Cesar).

 

Por otra parte, el precio de la habichuela aumentó un 37 por ciento en Villavicencio, 33 por ciento en Valledupar, 28 por ciento en Bogotá y 15 por ciento en Pereira, pero bajó un 15 por ciento en Bucaramanga, 14 por ciento en Cúcuta y 13 por ciento en Neiva. En la capital del Meta se negoció el kilo a $2.458 y se incrementó la cotización, por la reducción en la oferta procedente desde Ubaque, Fómeque, Quetame (Cundinamarca). En cambio, en la capital de Santander se negoció el kilo a $1.000 y disminuyó el precio, porque se observó mayor volumen desde Girón y Lebrija (Santander).

COMPARTIR