Foto: L'Osservatore Romano

Fueron robadas las reliquias de sangre de San Juan Pablo II y un fragmento de hueso del beato Jerzy Popieluszko.

Hace una semana fueron robadas las reliquias de sangre de San Juan Pablo II, en el santuario de Montecastello, al norte del país. Las autoridades italianas se encuentran en plena investigación del robo.

Según la agencia Efe, las reliquias fueron robadas junto a fragmentos de hueso del beato Jerzy Popieluszko, el sacerdote presbítero polaco asesinado en 1984, y que se encontraban situadas en el altar mayor.

Aunque la noticia fue comunicada hasta hoy según las primeras investigaciones, los ladrones se habrían hecho pasar por turistas y tomaron las reliquias antes de que el santuario cerrase.  

El párroco del Santuario, Giuseppe Mattanza, afirmó a Efe que se trata de un “acto muy serio” y ha pedido a los ladrones que las devuelvan.


Redacción: Paz Estéreo