Rusia anunció este sábado un paquete de sanciones económicas contraTurquía en respuesta al derribo esta semana de un bombardero ruso SU-24 en la frontera con Siria.

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó un decreto que impone restricciones a las importaciones de Turquía, a las labores que desempeñan las empresas turcas en el país y a la contratación de turcos en compañías rusas.

 

El decreto prohíbe además los vuelos chárter entre ambos países y que las agencias de viajes comercialicen paquetes turísticos a Turquía, uno de los destinos favoritos de los rusos.

Las medidas, que serán concretadas la próxima semana por el gobierno ruso, entrarán en vigor a partir del próximo 1 de enero.

 

Seguridad nacional

 

El decreto indica que estas sanciones se tomaron para proteger la seguridad nacional de Rusia, según apunta la corresponsal de BBC en Moscú Sarah Rainsford.

La medida se produce después de que el presidente Putin acusara a Ankara deapuñalar por la espalda a Rusia y de ser “cómplices de los terroristas” al derribar el martes pasado un bombardero ruso Su-24 en la frontera turco-siria.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió a Putin de “jugar con fuego”, pese a que anteriormente dijo que si hubieran sabido que era un avión ruso “tal vez habríamos advertido de manera diferente”.

Ankara mantiene que al avión ruso invadió su espacio aéreo, mientras el Kremlin ha dejado claro que espera una disculpa por parte de Turquía.

 

BBC Mundo

COMPARTIR