El Papa Francisco firmó el decreto que reconoce el martirio del sacerdote diocesano húngaro Janos Brener, nacido el 27 de diciembre de 1931 y asesinado por odio a la fe el 15 de diciembre de 1957.

Su labor pastoral entre la juventud despertó los recelos de las autoridades comunistas, que diseñaron un complot contra él. Con la excusa de visitar a un moribundo, el 15 de diciembre de 1957 consiguieron alejarlo de su parroquia.

En el trayecto unos desconocidos lo apuñalaron 32 veces hasta matarlo. Mientras sufría el ataque, protegía con su cuerpo la Eucaristía que transportaba para dar la comunión al enfermo al que iba a visitar.

El Santo Padre también firmó el decreto que reconoce el martirio de la Sierva de Dios Leonella Sgorbati, religiosa del Instituto de las Misioneras de la Consolata, quien falleció en Mogadiscio, Somalia, el 17 de septiembre de 2006. La hermana Lonella Sgorbati nació el 9 de diciembre de 1940 en Rezzanello di Gazzola, Italia. Después de entrar en el Instituto de las Misioneras de la Consolata y de estudiar enfermería se trasladó a una misión de Kenia, donde trabajó en una maternidad.

En 2001 se trasladó a Somalia para enseñar en una escuela de enfermería. En aquel entonces el país ya estaba completamente devastado por la guerra civil. Los grupos yihadistas controlaban una gran parte del territorio nacional.

El 17 de septiembre de 2006, tras salir del hospital en el que trabajaba, la abordaron dos desconocidos y dispararon contra ella. La hermana Sgorbati no murió de inmediato, sino en el traslado al hospital.  Sus últimas palabras antes de fallecer fueron: “perdono, perdono, perdono”.

Su asesinato se produjo unos días después del famoso discurso pronunciado por el Papa Benedicto XVI el 12 de septiembre de 2006 en la Universidad de Ratisbona.

Virtudes heroicas

Junto a los dos mártires, el Vaticano reconoció además las virtudes heroicas de 5 siervos de Dios, entre los que están el Papa Juan Pablo I, y del Beato Bernardo di Baden.

El Beato Bernardo di Baden nació en 1428 en el Castillo de Hohenbaden, Alemania, y falleció el 15 de julio de 1458 en Moncalieri, Italia.

El Siervo de Dios Juan Pablo I, nació el 17 de octubre de 1912 en Forno di Canale, Italia, y murió el 28 de septiembre de 1978 en el Vaticano.


Redacción. Paz Estéreo 

COMPARTIR