El salario mínimo en Colombia tendrá un aumento del 7,0 por ciento el año que viene,según anunció en su cuenta de Twitter el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón.

Con esta cifra, la remuneración mínima que está en 644.350 pesos, pasa a 689.454 pesos, es decir que tiene un aumento de 45.104 pesos (1.503 pesos diarios).

Garzón trinó minutos después del anuncio que el subsidio de transporte aumentó en un 5 por ciento, es decir, que los empleadores deberán reconocer 77.700 pesos. En la tarde se publicará el decreto precisando cifras.

El Gobierno esperó hasta último momento para decretar el incremento salarial que recibirán 1,7 millones de trabajadores en el país, dado que en las negociaciones celebradas entre empresarios y trabajadores no hubo acuerdos.

Así las cosas un trabajador que gané un salario mínimo más el subsidio de transporte y las prestaciones a que tiene derecho devengará en 2016 alrededor de 1,1 millones de pesos.

Antes de que el ministro Garzón anunciara el aumento salarial, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) convocó para las 11:00 de esta mañana un plantón al frente de la sede del Ministerio de Trabajo, en Bogotá, para rechazar la medida.

Esta organización de los trabajadores exigía un ajuste del salario mínimo cercano al 12 por ciento, es decir por encima de los 700.000 pesos, argumentando que la inflación calculada para diciembre de 2015 en los ingresos bajos puede alcanzar el 7,16 por ciento.

La CGT, por su parte, indicó que a las tres de esta tarde ofrecerá una rueda de prensa en Bogotá en la que expondrá su posición de rechazo al incremento y empezará a promover la realización de un paro nacional de trabajadores en 2016.

Inflación
Por su parte, el Ministro de Hacienda publicó el pasado martes que su meta de inflación para 2016 es de 4,5 por ciento. Lo que implicaría una moderación importante del Índice de Precios al Consumidor, frente al 6,11 por ciento que alcanzó este indicador entre enero y noviembre de 2015.

El incremento del salario mínimo para el próximo año debería, en teoría, compensar la pérdida de capacidad adquisitiva que sufrieron las familias colombianas desde septiembre, pues en ese mes la inflación “se comió” el aumento del salario para el año.

Además, ese 7 por ciento deberá solventar las presiones inflacionarias que tendrá el país durante 2016 sobre todo en el primer semestre del año, donde el recrudecimiento del fenómeno de El Niño y la transmisión de la devaluación sobre los precios encarecerán el costo de vida.

Según las proyecciones del Banco de la República, la inflación tocaría hasta 6,3 por ciento al segundo trimestre de 2016.

 

El Colombiano

COMPARTIR