Luego de escuchar las necesidades e inquietudes de los conductores de taxi de la ciudad, el alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, junto a la secretaria de Tránsito, Maribel López y el secretario de Gobierno, Camilo González, acordaron trabajar en conjunto para brindar mejores beneficios laborales a este grupo de transportadores.

Capacitaciones para mejorar el servicio de los conductores de taxi, controles a vehículos y motos que presenten servicio público ilegal, reforzar la seguridad nocturna en algunos barrios de la ciudad y restringir el uso inadecuado de las grúas, fueron los temas que el mandatario propuso al gremio de taxistas este martes.

Se gestionarán capacitaciones con el Sena en temas de atención al cliente, turismo y bilingüismo, para ofrecer a ibaguereños y visitantes un servicio de calidad.

 

“Vamos implementar estrategias para el mejoramiento del servicio y la seguridad de este gremio, por eso, buscaremos apoyo para instalar cámaras y botones de pánico dentro de sus vehículos”, manifestó el mandatario.

 

Las zonas amarillas, serán implementadas para evitar que los taxistas formen bahías imaginarias en las calles, ocasionando trancones en las zonas con mayor flujo vehicular.

 

Orley Garzón, líder de este gremio expresó, “Salimos contentos, porque el Alcalde quiere ayudarnos, nos ofreció capacitaciones y mejorar nuestra seguridad, por eso vamos a trabajar y mejorar el servicio para la ciudadanía”.

 

La Alcaldía Municipal se reunirá nuevamente con la agremiación el 5 de abril, además, programará socializaciones quincenales con las secretarías de Tránsito y Gobierno Municipal y con la Policía Metropolitana para asegurar que los acuerdos establecidos se cumplan y garanticen el beneficio de conductores y pasajeros.

COMPARTIR