Tras no defender la decisión de Trump de prohibir el ingreso de refugiados y personas provenientes de siete países musulmanes, la fiscal general fue despedida de su cargo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, relevó del cargo a la hasta ahora fiscal general, Sally Yates, después de que se negase a defender en los tribunales el veto a inmigrantes y refugiados impuesto por la Casa Blanca el pasado viernes.

“Yates traicionó al Departamento de Justicia al negarse a hacer cumplir una orden diseñada para proteger a los ciudadanos de Estados Unidos”, apuntó la Casa Blanca en un comunicado.

Trump nombró como nueva fiscal general en funciones a Dana Boente, hasta ahora fiscal para el distrito este de Virginia.

“Ha llegado el momento de ponernos serios para proteger a nuestro país.Imponer un escrutinio más duro a individuos que viajan desde siete países peligrosos no es extremo. Es algo razonable y necesario para proteger a nuestro país”, agregó la Casa Blanca.

Boente, la nueva fiscal general en funciones, se declaró “honrada” de servir al Gobierno de Trump.


Redacción: Verónica Palacio 

COMPARTIR