Fotografía: IBAL

Usuarios de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado IBAL donde normalmente tenían problemas con el suministro de agua potable, reconocen las mejoras en la prestación del servicio. 

“Antes del 2016 llovía o hacía mucho calor  y se iba el agua. Pero ahora el suministro de agua a mejorado totalmente” sostuvo Óscar Alberto Duque Gómez, habitante del barrio Galán.

Otro  aspecto destacado por Duque Gómez es el IRCA (Índice de riesgo de calidad del agua)  del IBAL, el cual está en 0.5; es decir que no tiene riesgo y es totalmente apta para el consumo humano.  

Por su parte María del Rosario Rojas, residente del barrio Kennedy resaltó la reducción de cortes en el servicio.  “Años anteriores se iba mucho el agua, pero ya no  da miedo que llueva o haga sol, porque ahora no nos cortan el suministro”.

Durante el 2017 tan solo se han registrado dos suspensiones por alta turbiedad en la bocatoma Combeima, a pesar de las fuertes lluvias.


Redacción: Verónica Palacio 

COMPARTIR