El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, retomó este lunes la idea de que saldría a las calles a defender la revolución en caso de que el chavismo pierda las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

 

“No me voy a entregar bajo ninguna circunstancia. Yo sé que vamos a triunfar, pero si pasara una circunstancia negativa, me iría a las calles a luchar con el pueblo, como siempre lo hice, y la revolución pasaría a otra etapa”, dijo Maduro en un acto de campaña en Caracas con candidatos oficialistas.

Aunque el mandatario aseguró ante cientos de seguidores que está convencido de la victoria y de que el oficialismo dará “una pela (paliza) a esa oligarquía mal querida”, reconoció que algunos de sus seguidores “están molestos”. “Pudieran cometer el error de castigarse a sí mismos si votan por la derecha”, agregó.

 

Luego, les advirtió: “Después no hay arrepentimiento ni llanto que valga. Si la derecha toma la Asamblea Nacional no va a haber arrepentimiento”.

Maduro, que ha invocado de nuevo al fallecido Hugo Chávez en esta campaña,  dijo el lunes que el oficialismo tiene 6,5 millones de votantes “inscritos, certificados, visitados y contactados”. Esta cifra ha sido alcanzada con la estrategia del uno por diez, según la cual cada militante se compromete a movilizar a otros diez para votar por el chavismo en cada elección.

En distintas ocasiones, el mandatario ha reiterado que “defenderíamos la revolución, no entregaríamos la revolución y la revolución pasaría a una nueva etapa” en caso de que la oposición conquistara más curules en el Parlamento venezolano.

También ha llamado al diálogo nacional con los aspirantes que resulten electos.

La coalición de partidos opositores Mesa de la Unidad Democrática ha insistido en que, de ganar la mayoría, en el primer semestre de 2016 buscaría soluciones a la crisis económica, además de una amnistía para los llamados presos políticos.

 

Univisión

COMPARTIR