Desde la Plaza de San Pedro en este segundo domingo de Cuaresma y al  rezar el Ángelus, el Papa Francisco se refirió al Evangelio de la Transfiguración de Jesús. “El viaje apostólico que cumplí hace unos días a México fue una experiencia de transfiguración”, reflexionó el Pontífice.

El Santo Padre aseguró, “el Señor nos ha mostrado la luz de su gloria a través del cuerpo de su Iglesia, de su pueblo santo que vive en esa tierra. Un cuerpo tantas veces herido, un pueblo tantas veces oprimido, despreciado, violado en su dignidad”.

El Papa, agradeció al Señor y a la Virgen de Guadalupe “por el don de esta peregrinación”. Francisco también pidió dar gracias a la Santísima Trinidad por el encuentro entre el Papa y el Patriarca de Moscú y de todas la Rusias. “También este evento es una luz profética de Resurrección, de la que hoy en día el mundo tiene más que nunca necesidad”, concluyó.

 

(Tomado de: news.va)

COMPARTIR