Banner de Ejercicio Espirituales programa de 9:00 a 10.00 am y de 10:00 a 11:00pm

La fe en Dios sanará tus heridas y enfermedades, pero primero debes sanar la enfermedad interior tú alma y tú corazón

“La fe permite la sanación espiritual”, esta frase es tomada de Mateo 9, 22. El Padre durante su predicación, comento el milagro de Jesús cuando le dice a un paralitico, levántate de esa camilla y vete para tú casa tus pecados han sido perdonados, refiriéndose a esa sanación interior que sana el cuerpo al tiempo, al tener un encuentro personal con Cristo.

Jesús primero dice ” Tus pecados han sido perdonados” lo que significa que a Jesús le importa más la salud interior, que la enfermedad física. La invitación de hoy es a sanar primero el alma, con fe en Dios, será sanada la enfermedad.

Alguna vez se han preguntado “¿Que es la sanación interior?“, es un procesos donde cada uno debe aceptar sus heridas y enfermedad, la realidad interior; por medio de un proceso decoración, de encuentro con Dios y esta será curada por medio del amor de Dios.

Existen enfermedades interiores, y están presentes en cuatro dimensiones. El ser humano esta en la capacidad de pensar, de imaginar y en ese momento hay una enfermedad que son los recuerdos malos, porque generan tristeza e inseguridades, un matrimonio que no funciono, por eso dicen “Padre no me vuelvo a enamorar”, otro caso es cuando les fastidia los hombres porque abusaron de los hombres, una enfermedad donde no podemos perdonar el pasado.

La segunda dimensión son las emociones, como la rabia y la ira, emociones negativas que lastiman, cuando se siente tristeza afecta nuestro corazón. Todos deben controlar las emociones porque es una enfermedad que daña y destruye y no permite dejarnos crecer.

Otra dimensión es la espiritual, enfermedad del pecado, que atrae la muerte. Esa genera muerte interior, con respecto al otro y Jesús quiere sanarla, porque solo nos aleja de Él, cada persona debe acercarse a Él y pedir perdonar, porque se ha fallado y abandonado.Las personas siempre justifican el pecado y esa enfermedad es la que Jesús quiere sanar.

Las enfermedades más comunes, son el odio, el miedo, la culpabilidad y el sentimiento de frustración. Son cuatro “demonios” espirituales que se tienen. El “odio”, que hace a la persona infeliz, porque busca matar destruir, desaparecer. Pero quien se hace daño y mata el odio, es a la persona que lo siente.

El “miedo”, es esa inseguridad que impide alcanzar metas, perdiendo las esperanzas, fruto de la falta de amor propio, enemigo de la Fe. La “culpabilidad”, ese sentimiento de culpa que sigue dañando, porque no se ha perdonado y se debe confesar y abrirle espacio a la bendición de Dios, sin darle tantas fuerza al pecado.

La “frustación”, las personas sienten que solo son exitosas, las personas que ven bien, sin saber que todos tienen pruebas en la vida, ese sentimiento de frustración genera confligidad inferior y por eso se vive estancado.

Finalmente, la cuarta dimensión es la del cuerpo, cuando por genética o enfermedad perdemos fuerza en el cuerpo. Muchas veces la enfermedad física, genera enfermedad mental, si a uno le da dolor de cabeza ya no quiere ni rezar. Influyendo en nuestro animo, enfermedades que afectan la paz interior.

La invitación del predicador es identificar cual es tú enfermedad, para que pueda ser sanada.


Redacción: Annie Rincón

COMPARTIR