Arranca la Feria del Libro de Buenos Aires, protagonizada por el feminismo y la política

Foto: Télam

Barcelona es la ciudad invitada en la 45 edición del mayor evento literario de Argentina

Por: Mar Centenera

El País (Es)

A lo largo de más de cuatro décadas, la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires ha sido testigo y sobreviviente de la convulsa historia reciente de Argentina. La 45 edición arranca este martes en medio de una nueva crisis económica, pero sin que nadie se quiera perder el mayor evento literario de la ciudad: a lo largo de tres semanas hay programadas unas 1.300 actividades culturales y se esperan más de un millón de visitantes. El feminismo que ha tomado las calles y la política que marcará la agenda en este 2019 electoral serán los grandes protagonistas.

La Feria del Libro es «una ceremonia que recuerda, año a año, que esta nación fue creada no por la espada sino por el libro: la civilización en el desierto infinito dejado por la barbarie», dijo el periodista y escritor Tomás Eloy Martínez en su discurso de inauguración, en 2006. La voracidad lectora de los argentinos sorprende a los extranjeros que llegan a Buenos Aires, una ciudad con más de 450 librerías, el mayor número per cápita del mundo. Pero ese capital cultural languidece, afectado por el rápido aumento de precios tanto para las editoriales como para las librerías y para los lectores.

En 2018 hubo una caída interanual del 13% respecto a las novedades publicadas y del 23% en número de ejemplares, según el último informe de producción de la Cámara Argentina del Libro. «Los números vienen dando en baja desde fines de 2015. Cayeron las ventas entre el 40 y el 50%, oscila según el tamaño de las editoriales», afirma María Teresa Carbano, presidenta de la Fundación El Libro, la ONG que organiza la Feria.

«Que este año estemos haciendo la feria con este panorama con el que venimos habla de esa tozudez de los que estamos en el mundo del libro», agrega Carbano durante una entrevista con EL PAÍS. A su lado, el director de la Feria, Oche Califa, detalla que la superficie contratada por los expositores ha caído mucho menos: «Si te va bien venís, si te va mal también tenés que estar». Durante la Feria se concentra buena parte del negocio editorial argentino. Para los profesionales abre sus puertas este martes, dos días antes que para el público general. «El año pasado se enviaron 22 toneladas de libros al interior de Argentina y siete al exterior. No hay una política de comercio exterior que en sólo tres días pueda movilizar una cantidad así», subraya Califa.

Entre los invitados internacionales de este año destacan los españoles Rosa Montero y Arturo Pérez-Reverte, los nicaragüenses Sergio Ramírez y Gioconda Belli y Gaël Faye, de Burundi.

Por tercer año consecutivo una mujer inaugurará la Feria. En 2017 fue la escritora Luisa Valenzuela, en 2018 su colega Claudia Piñeiro y este 2019 el discurso de apertura estará a cargo de la antropóloga feminista Rita Segato. Si la elección de Piñeiro fue un espaldarazo al debate parlamentario sobre la ley de aborto legal, seguro y gratuito -que fue después rechazada por el Senado-, la de Segato expone el interés de la Feria por ser un marco de diálogo para los feminismos.

«Lo que nos atrajo de ella para que sea la que inaugura es que estamos en plena ebullición del feminismo. En Argentina, cuando fue la última marcha del 8 de marzo se decía que en Europa seguían con interés la cantidad de personas que se manifestaban por este tema en una ciudad de América Latina», dice Carbano. La presidenta de la Fundación El Libro destaca también algunos puntos centrales del discurso de Segato, como su mirada amplia sobre el patriarcado: «Los hombres también lo padecen porque se ven obligados a tener determinadas conductas que son las que se esperan de ellos y Segato plantea mucho ese pluralismo», continúa.

Su elección tuvo una repercusión inmediata y se espera una afluencia masiva para su charla inaugural, el jueves. «El cupo de la sala es de 1.000, 1.100 personas. El otro día en el campus de la Universidad de San Martín la escucharon 1.500 personas. En México fueron a verla 4.000 personas en San Luis de Potosí. Eso habla de la repercusión que tiene su palabra no sólo en Argentina sino en América Latina», afirma Carbano.

La marea feminista comenzó a crecer en Argentina a partir de 2015, cuando cientos de miles de personas, en su mayoría mujeres, salieron por primera vez a las calles contra los feminicidios bajo el lema Ni Una Menos. Desde entonces no ha dejado de crecer y ha saltado a los libros. «Primero entró por los libros de ensayo, hace unos tres años, con Judith Butler, por ejemplo. El año pasado se publicó mucho de no ficción y entre el año pasado y este derrama en las ficciones», comenta Paola Lucantis, editora en Tusquets en Argentina. Entre estos últimos están El fin del amor, de Tamara Tenembaum; Una nena muy blanca, de Mariana Komiseroff; y Jellyfish. Diario de un aborto, de Carlos Godoy.

Como ocurre cada cuatro años, cuando Argentina elige nuevo presidente, este 2019 estará también marcado por la política. «Ya tenemos reserva de salas de libros sobre políticos, que son típicas de este año, tiene que ver con lo preelectoral», avanza Califa. Entre los libros más leídos este abril hay dos políticos – ¿Y ahora qué?, del exministro de Economía kirchnerista Axel Kicillof y ¿Qué es el peronismo?, de Alejandro Grimson- y se prevé que sean más a medida que se acerquen las elecciones de octubre.

La política tampoco será ajena a la ciudad invitada en esta edición, Barcelona. Durante el primer fin de semana de la Feria se celebran elecciones generales en España y el conflicto catalán ha sido uno de los temas recurrentes de la campaña electoral. Además, los comicios municipales en la capital catalana serán poco después: el 26 de mayo.

Carlos Zanón, Paula Bonet, Javier Pérez Andújar, María Barbal, Clara Usón y Maite Carranza forman parte de la comitiva barcelonesa que estará presente en Buenos Aires. «La elección de Barcelona se cae de maduro porque estamos hablando de una ciudad líder en el mundo del libro en español, sede de editoriales de un potencial más que reconocible e insertas en Argentina. Barcelona es una ciudad con un grado de energía cultural que los argentinos siempre miramos con mucha simpatía», remarca Califa. «Barcelona, la ciudad literaria, visita la ciudad de las librerías, Buenos Aires», concluye.


Tomado del diario El País (Es)

COMPARTIR