Barbagallo: confianza en el AIF, revocada la suspensión de Egmont

Foto: Vatican Media

El Grupo Egmont levanta la suspensión a la Autoridad de Inteligencia Financiera del Vaticano. El Presidente Barbagallo: la decisión permite reanudar la colaboración con las Unidades de Inteligencia Financiera de otros países

“Me complace anunciar que ayer por la tarde el Presidente de Egmont, Mariano Federici, revocó la decisión de suspender a la Autoridad de Inteligencia Financiera (AIF) del circuito informativo internacional ‘Egmont Secure Web’, tomada el 13 de noviembre de 2019”. Así lo declara Carmelo Barbagallo, Presidente de la Autoridad de Inteligencia Financiera, precisando que la decisión «de gran importancia», testimonia «la confirmada confianza de los vértices de Egmont en el sistema de información financiera del Vaticano».

Reglas claras

«La decisión – continúa Barbagallo – sigue a las aclaraciones dadas por la AIF a Egmont sobre las circunstancias de carácter excepcional en relación con los hechos que dieron lugar a la orden de suspensión, así como las garantías dadas por la AIF de que el tratamiento de la información recibida por el circuito de Egmont será, también gracias a la suscripción de un memorando de entendimiento con el Promotor de Justicia, plenamente coherente con las normas que disciplinan este circuito».

Transparencia y cooperación

Esta decisión de revocar la orden de suspensión, especifica el Presidente de la AIF, «permite reanudar la colaboración con las Unidades de Inteligencia Financiera de los demás Países con total transparencia y con un espíritu totalmente cooperativo».

Desde hace siete años en el Grupo Egmont

En julio de 2013, la AIF fue admitida en el Grupo Egmont, el foro mundial que actualmente reúne a las unidades de inteligencia financiera de 152 países y jurisdicciones y en cuyo contexto se comparten las normas y buenas prácticas para la colaboración y el intercambio de información a nivel internacional. Tras la investigación el pasado 1 de octubre en la sede de la AIF por el Cuerpo de Gendarmería del Vaticano a petición del Promotor de Justicia a algunos empleados del Vaticano, el Grupo Egmont había notificado que no siendo– según su parecer – garantizada la confidencialidad de las comunicaciones de las Unidades de Inteligencia Financiera, homólogas extranjeras de la AIF, esta última sería suspendida de los canales de comunicación interna del Grupo. Una situación que, como se ha anunciado hoy, ya ha sido totalmente remediada.


Tomado del portal Vatican News