Cidh, nuevo escenario del choque Uribe-Cepeda

Foto: Archivo El Nuevo Siglo

Ambos senadores decidieron llevar el proceso por ‘falsos testigos’ ante el organismo mundial 

Controversia y polémica ha generado el caso del senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez y el congresista Iván Cepeda por el proceso de presunta manipulación de testigos.

Cabe recordar que el nuevo caso de Uribe en la Corte Suprema gira en torno al cargo de fabricación de testigos y es la sorpresiva conclusión de un proceso que arrancó con una denuncia formulada por el mandatario contra Iván Cepeda, por ese mismo delito, y que tras cinco años de investigación terminó absolviendo al senador del Polo y volviéndose en contra del jefe del Centro Democrático.

Desde ese entonces, el caso ha provocado un fuerte choque judicial entre ambos senadores, quienes han presentado varios argumentos para salir victoriosos del proceso.

El expresidente ha insistido en que en su caso «no hay justicia sino ánimo persecutorio. Llevo más de tres años esperando una decisión sobre la investigación en el caso del hacker, asunto del cual tuve conocimiento cuando estalló el escándalo de la trampa contra el doctor Óscar Iván Zuluaga”.

Ha afirmado que “cuando se trata de infamias contra mi persona nada procede, ni siquiera investigan, pero este caso también lo enfrentaremos con determinación. Recuerdo las fechas: denuncié en 2014 y deciden en mi contra en 2018, a pocos días de elecciones. Señores magistrados, no tengo información privilegiada, simplemente muchos ciudadanos me advierten sobre interceptaciones a mi teléfono”.

Caso ante la Cidh

Por su parte, el senador Cepeda decidió llevar este caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) para pedir vigilancia especial para el proceso contra el exmandatario en la Corte Suprema de Justicia.

Cepeda se fue hasta Kingston (Jamaica) para pedirle a la CIDH que haga un seguimiento detallado ya que, según él, se han presentado amenazas y presiones en contra suya y de su familia.

“Luego de escuchar la información recibida sobre mi situación de riesgo y sobre todo lo que atañe a cómo ese riesgo se ha incrementado, a partir del proceso que se lleva por parte de la Corte Suprema de Justicia con relación al caso de falsos testigos y a la acusación que se le hace al senador Álvaro Uribe, la Comisión accedió a dar seguimiento a este caso e igualmente el Estado colombiano se comprometió ante la CIDH a entregar periódicamente información sobre el particular” aseguró Cepeda.

Al mismo tiempo, el expresidente Uribe, a través de su abogado, solicitó una audiencia al organismo para que le permitan defenderse.

“Solicito en nombre y representación del señor expresidente y senador Álvaro Uribe le sea concedida una audiencia a fin de presentar los respectivos descargos frente a las afirmaciones hechas por el senador Iván Cepeda Castro que lo único que hacen es menoscabar sus derechos a la presunción de inocencia, a la honra y al buen nombre, aprovechándose de que el expresidente y senador no es representante del Estado, por lo tanto no es convocado para defenderse”, dice la comunicación enviada.

Cancillería interviene

Mientras ambos senadores buscan solución ante el organismo mundial, la Cancillería de la República aclaró que la información que reveló el senador Cepeda sobre que la Cidh ya tiene una decisión al respecto, es falsa.

“La Comisión no ha tomado ninguna decisión respecto a esta afirmación y no ha establecido medida de seguimiento alguna sobre este proceso, como señaló falazmente el senador Cepeda en las redes y medios digitales”, dijo la Cancillería.

Sin embargo, el senador Cepeda se mantuvo en sus declaraciones y manifestó que «parece que es un estilo de la Cancillería mentir con relación a lo que ocurre en el sistema interamericano de Derechos Humanos. El representante de este Ministerio ante la Comisión se comprometió a entregar información sobre el estado del caso Uribe ante la Corte suprema de Justicia e igualmente a tomar otras medidas de protección ante una situación que el propio Gobierno reconoce una vez hechos los estudios de riesgo de mi caso, que es de riesgo extraordinario».

El congresista del Polo insistió en que el representante del Ministerio de Relaciones Exteriores informó de manera tergiversada lo que ocurrió en esta reunión, «pero es la Cidh la que fija los compromisos», aseguró Cepeda.

La entidad informó que hay unas medidas de protección ordenadas por la Cidh en 2006, » las cuales han sido cumplidas de forma adecuada por el Estado colombiano, en cabeza de la Unidad Nacional de Protección. El senador Iván Cepeda en la actualidad cuenta con un esquema de seguridad que se cuenta entre los tres más numerosos y robustos que han sido destinados a los miembros del Congreso», señaló la Cancillería.

«El senador Cepeda y sus apoderados hicieron una presentación ante la Cidh centrada en lo que ellos perciben como un incremento en los factores que dieron origen a las medidas de protección referidas. Solicitaron complementar y facilitar una de las medidas en vigor, ante lo cual la Unidad Nacional de Protección mostró toda su disposición para adelantar un estudio de riesgo que pueda conducir a la revisión de las medidas», agregó la Cancillería.

Ante esto, varias entidades incluida la Fiscalía General de la Nación explicaron ante la Comisión el estado de las medidas de protección vigentes del senador Cepeda.

Intervención de Cepeda ante Cidh

Ante este organismo, el senador Cepeda aprovechó para manifestar que la oposición no cuenta con garantías suficientes. «Este año asesinaron más de 50 personas que lideraban movimientos sociales –una cada dos días-, y desde que se firmó el Acuerdo de Paz asesinaron 112 exguerrilleros y 31 familiares de exguerrilleros», señaló el congresista.

Asimismo, agregó que la oposición perdió dos figuras importantes (Antanas Mockus y Ángela María Robledo). «Existen campañas permanentes contra quienes defienden la paz y los DDHH”, señaló Cepeda.

Sobre el caso de ‘falsos testigos’, el parlamentario aseguró: “he recibido decenas de amenazas, he sido víctima de planes de asesinato, interceptación ilegal de mis comunicaciones personales, robo en mi oficina de información valiosa, seguimientos y vigilancia sobre mi lugar de residencia, campañas de difamación”.

“No obstante, el capítulo central de esta extensa cadena de persecuciones, intentos de intimidación y hostigamientos en mi contra, está ligado con el caso que desde hace ya siete años se desarrolla en la CSJ y que nos enfrenta al senador Uribe y a mi”, puntualizó.


Tomado del portal del diario El Nuevo Siglo

COMPARTIR