Ciudad milenaria iraquí resurge del río Tigris tras sequía extrema

La extensa ciudad con un palacio y varios edificios grandes podría ser la antigua Zakhiku, que se cree que fue un centro importante en el Imperio Mittani (ca. 1550-1350 a. C.).

Una sequía en Irak ha permitido recientemente a arqueólogos alemanes y kurdos desenterrar una ciudad de 3.400 años de antigüedad en el río Tigris, en Irak.

Las ruinas se descubrieron a principios de año, cuando el nivel de agua del embalse de Mosul descendió debido a una larga sequía, según anunció la Universidad de Friburgo.

En una carrera contra el tiempo, los arqueólogos descubrieron y documentaron el asentamiento entre enero y febrero, antes de que el nivel del agua volviera a subir. El equipo encontró, entre otras cosas, una fortificación con murallas y torres, un almacén de varios pisos y más de 100 tablillas cuneiformes.

Gran parte de ellas aún se conservan en buen estado. “El hecho de que las tablillas cuneiformes de arcilla sin cocer hayan sobrevivido tantas décadas bajo el agua roza el milagro”, dijo el arqueólogo Peter Pfälzner, de la Universidad de Tubinga, que participó en la excavación.

La antigua ciudad de Zachiku

Los arqueólogos creen que el yacimiento es la antigua ciudad de Zachiku. Los investigadores afirman que la ciudad fue un centro importante del Imperio Mittani, que gobernó amplias zonas del norte de Mesopotamia y Siria, hasta aproximadamente el año 1400 a.C.

Irak es uno de los países del mundo más afectados por el cambio climático. El sur del país en particular sufre una sequía extrema desde hace meses. Para evitar que los cultivos se sequen, se han extraído grandes cantidades de agua del embalse de Mosul, el almacenamiento de agua más importante de Irak, desde diciembre.

Esto llevó a la reaparición de una ciudad de la Edad del Bronce que había estado sumergida hace décadas sin investigaciones arqueológicas previas. Está ubicado en Kemune en la región de Kurdistán de Irak.

El yacimiento fue descubierto por primera vez en 2010 durante una sequía anterior, según los investigadores. Las excavaciones no pudieron comenzar hasta 2019, cuando los arqueólogos descubrieron los restos de un palacio.

Para proteger las excavaciones, los arqueólogos cubrieron las ruinas con lonas y las llenaron de grava. Ahora que la sequía ha terminado, el yacimiento ha vuelto a desaparecer bajo el agua.


Fuente: DW